Farallon Mining (TSX: FAN) comenzó a efectuar estudios con miras a revisar los depósitos Reforma, Naranjo, El Largo y El Rey a fin de evaluar la factibilidad de construir una segunda mina en la propiedad Campo Morado, en el estado mexicano de Guerrero, informó la empresa con sede en Vancouver en un comunicado.

El 1 de julio del 2013 es la fecha establecida para poner en marcha la mina, la que emplearía infraestructura de la mina G-9, situada en la misma propiedad, según el documento.

Los recursos indicados de los depósitos suman 11,2Mt con 4,7% de zinc, 0,7% de cobre, 1,4% de plomo, 165g/t de plata y 2,7g/t de oro.

Farallon detuvo las evaluaciones de los depósitos a fines del 2005 debido a que los bajos precios de los metales -especialmente de subproductos-, la necesidad de efectuar importantes inversiones iniciales y pruebas que indicaban bajas recuperaciones determinaron que los depósitos eran poco rentables en ese momento, manifestó la empresa.

Sin embargo, para tomar esta nueva decisión se consideró un alza en el precio del oro de casi US$425/oz a US$1.240/oz, la infraestructura existente en el lugar -como la mina, un molino, vías de acceso y líneas eléctricas- y la mayor precisión con que pueden calcularse los costos operacionales para la extracción y molienda de estos depósitos debido a que G-9 estableció un perfil de costos.

G-9 es una mina de zinc subterránea con una capacidad de procesamiento de 1.500t/d y entre sus subproductos se encuentran el cobre, el oro y la plata. Farallon apunta a producir 120Mlb/a (54.431t) de zinc y 15Mlb/a de cobre.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here