Minería en Línea, el portal de la minería

El próximo gran riesgo del litio es que se incumplan los grandes planes de suministro

Los fabricantes de vehículos eléctricos confían en que una inminente oleada de oferta de litio alivie sus planes de expansión tras dos años de restricciones, pero los más acérrimos defensores del metal para baterías advierten de que, si los productores no cumplen, habrá más problemas.

Lee: Biden respalda la mina de litio de Nevada con una oferta de préstamo de 700 millones de dólares

El auge de la demanda de litio ha cogido por sorpresa a muchos analistas, ya que las ventas mundiales de vehículos eléctricos se han duplicado en los dos últimos años. Ante la incapacidad de los proveedores para mantener el ritmo, el vertiginoso repunte de los precios ha disparado el valor total al contado del consumo de litio hasta unos 35,000 millones de dólares en 2022, frente a los 3,000 millones de 2020, según cálculos de Bloomberg.

Algunos observadores bajistas del litio afirman que el rápido crecimiento de la oferta, más que la vertiginosa demanda, será el factor decisivo en 2023. Cinco previsiones de analistas revisadas por Bloomberg apuntan a un mercado mundial mucho más equilibrado tras una clara escasez en 2022, mientras que BYD Co, el mayor vendedor de vehículos eléctricos de China, cuenta con un excedente de litio.

Pero son muchos los escépticos que advierten de nuevas tensiones si las mineras, desde Chile a China y Australia, se topan con obstáculos a la hora de poner en marcha nuevos y enormes volúmenes de oferta. Las previsiones revisadas sitúan el aumento de la producción entre el 22% y el 42% en 2023: un ritmo vertiginoso para cualquier industria extractiva compleja.

“Realmente no creo que haya ninguna razón para creer que tantas toneladas puedan aparecer mágicamente este año para devolver el equilibrio al mercado”, dijo por teléfono desde Ginebra Claire Blanchelande, comerciante de litio en Trafigura Group. “El dolor aún no ha terminado”.

Está en juego el ritmo al que el parque automovilístico mundial adopte la energía de las baterías. Los costes de las baterías de iones de litio aumentaron el año pasado por primera vez en la era de los vehículos eléctricos, según BloombergNEF. Elon Musk lamentó la “demencial” subida del litio y dijo que los elevados costes de las materias primas eran uno de los mayores obstáculos para Tesla Inc.

No coinciden

Existe un amplio consenso en que la oferta de litio se encamina hacia un importante aumento en 2023, a medida que se ponga en marcha una oleada de expansiones o nuevos proyectos. Las voces más pesimistas afirman que la oleada de oferta llegará al mercado justo cuando la retirada por parte de China de las generosas subvenciones a los vehículos eléctricos provoque un enfriamiento de la demanda, creando un desajuste que podría desencadenar una caída más brusca de los precios.

Según la media de cinco previsiones analizadas por Bloomberg, es probable que los precios medios de este año caigan un 8% respecto a los niveles medios de 2022.

La cuestión controvertida es si los productores menos establecidos serán capaces de cumplir plenamente, desafiando toda una serie de retos normativos, técnicos y comerciales. El extraordinario ritmo de expansión del litio -tanto en la demanda como en la oferta- ha convertido la previsión del mercado en un asunto polémico.

“En 2023, el litio se convertirá en lo que yo llamo un juego de volumen”, afirma Chris Berry, presidente de House Mountain Partners, consultora del sector de materiales para baterías. “Tenemos que ver una respuesta de la oferta tanto de los productores existentes como de los productores a corto plazo, que tendrán que ejecutar a la perfección ante la demanda sostenida de litio“.

Lee: México en pláticas con mineras por proyectos de litio

Un mercado más blando

Los precios del litio ya han bajado cerca de un 20% desde el récord de noviembre, en una primera señal de respiro para los compradores. En China, el carbonato de litio cayó a 480,500 yuanes la tonelada (71,500 dólares) el 13 de enero, el precio más bajo desde agosto.

“Creo que en 2023 se producirá un breve descenso de los precios al contado, pero no lo veo como un problema”, Joe Lowry, fundador de la empresa de asesoría Global Lithium. “Si hoy estuviéramos hablando de hace cinco años, el mayor problema que tenía la industria del litio era la falta de inversión. Ahora los problemas más significativos son los permisos y la ejecución de los proyectos.”

Un motivo de optimismo en cuanto a la oferta es que los mayores aumentos procederán de productores veteranos de primera línea como Albemarle Corp. y la chilena SQM, a los que se considera con más posibilidades de éxito. Pero sólo representan alrededor de un tercio de los aumentos previstos en 2023, según datos de BMO Capital Markets.

El siguiente escalón es un pequeño ejército de incipientes productores de litio que tendrán que demostrar que pueden ponerse en marcha. Y más allá, hay nuevas fuentes no convencionales como la lepidolita, un mineral que contiene litio y que está surgiendo en China como una opción seria. JPMorgan Chase & Co. la calificó de “una de las mayores amenazas” para los precios.

China recurre a la lepidolita para aumentar el suministro de litio: BNEF

Pero también es un tema controvertido, ya que algunos especialistas afirman que es costoso y perjudicial para el medio ambiente convertirlo en grandes volúmenes para su uso en baterías.

“Veremos más lepidolita ponerse en línea en China en 2023”, dijo Cameron Perks, analista de Benchmark Mineral Intelligence. “Pero no veremos tanta como predicen otros. Démosle cinco o diez años, y se convertirá cada vez más en una parte importante del mercado.”

Todo esto significa que el camino hacia el alivio de la oferta y los costes para los fabricantes de automóviles es complicado, incluso antes de considerar el lado de la demanda.

Lee: Se espera que la producción mundial de litio casi se duplique para 2025, pero persiste el riesgo de escasez de suministro

Sin colapso

De momento, la retirada de los créditos a los vehículos eléctricos por parte de China, así como la incertidumbre sobre la pandemia y la economía mundial, lastran las perspectivas. Pero una reapertura de la economía china más rápida de lo previsto y la salida del resto del mundo de una profunda recesión podrían deparar una sorpresa alcista.

“El consenso del mercado y el consenso con el que yo estoy de acuerdo es que en 2023 es probable que los precios se estabilicen, quizás con algún potencial a la baja, pero de ninguna manera veo ningún tipo de colapso de los precios”, dijo Berry de House Mountain Partners.

Bloomberg

Comments

comments

Deja un comentario