Minería en Línea, el portal de la minería

Los precios se triplican en el desigual mercado brasileño de créditos de carbono

Algo falla en el mayor mercado de carbono de Brasil.

En el mejor de los casos, el programa conocido como RenovaBio, que obliga a los distribuidores de combustible a comprar créditos de biocombustible, es “asimétrico” e “ineficiente”, y la escasez prevista de créditos ha hecho que los precios se tripliquen desde principios de año, según Joisa Dutra, profesora de la escuela de negocios Fundacao Getulio Vargas que ha estudiado el programa. En el peor de los casos, dicen sus críticos más agudos, el programa promete en exceso el impacto de las emisiones, ignora las normas internacionales y corre el riesgo de reducir el mercado potencial de otros créditos de carbono, que, según ellos, podrían ayudar más directamente al país a cumplir sus objetivos climáticos.

“No están eliminando ningún tipo de emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Patrizia Tomasi-Bensik, una ingeniera que trabaja por contrato para una agencia climática de la ONU y es posiblemente la crítica más fuerte del programa. “Es un esquema enorme”.

RenovaBio, firmado en 2017 como un incentivo para expandir la producción de biocombustibles, es una parte importante del plan de Brasil para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% para 2030 y convertirse en carbono neutral para 2050, dijo el ministerio de energía del país en respuesta a las preguntas. Como señala, un coche brasileño de combustible flexible que funciona con etanol produce menos dióxido de carbono por kilómetro que los vehículos eléctricos europeos. Los distribuidores de combustible evitaron la emisión de 24 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en 2021 gracias al programa, dijo el Ministerio de Energía de Brasil. En resumen, apoyarse en biocombustibles como el etanol de caña de azúcar como solución al cambio climático, dada la posición del país como potencia agrícola mundial, tiene sentido, dicen los defensores del programa.

El programa ejemplifica lo difícil que es satisfacer a todas las partes cuando se trata de cumplir con los compromisos climáticos establecidos en el Acuerdo de París. Si el objetivo es demasiado ambicioso, el proyecto puede fracasar; si se da un paso demasiado pequeño, los críticos se quejarán de que se está lavando la cara. Y, a diferencia de otras materias primas que cotizan en bolsa, como un barril de petróleo o una onza de oro, existe un debate permanente sobre cómo medir una tonelada de carbono eliminada de la atmósfera en primer lugar. Esto significa que todos los intentos de cuantificarlo están bajo el microscopio, y en un mundo cada vez más orientado a la gestión ambiental, no todos los planes de reducción de carbono acabarán pasando el examen.

Tal y como está configurado este programa específico, los productores e importadores de biocombustibles generan créditos de descarbonización, conocidos como CBIO, que representan una tonelada de carbono que habría sido emitida por una cantidad equivalente de combustibles fósiles. A su vez, los distribuidores de combustibles fósiles deben comprar los CBIO para cumplir sus objetivos de descarbonización. Los créditos comenzaron a comercializarse en 2020.

Pero el programa se está encontrando con algunos problemas, grandes o pequeños, según a quién se le pregunte. En primer lugar, es desigual: El gobierno establece un objetivo para el número de CBIO que hay que comprar, pero no hay una cuota correspondiente para el número que hay que crear. Esto hace que se reduzca la disponibilidad y que los precios se disparen, un coste añadido para los distribuidores de combustible que inevitablemente repercute en el consumidor en forma de precios más altos de la gasolina, aunque probablemente sólo unos pocos centavos por litro. Con los precios actuales, los distribuidores de combustible tendrán que gastar unos 7.500 millones de reales (1,400 millones de dólares) en CBIOs el próximo año para cumplir el objetivo del gobierno, más de seis veces lo que les costó el año pasado.

¿Por qué suben los precios? Por un lado, los distribuidores de combustible están obligados a comprar un 45% más de estos créditos este año que en 2021, pero la producción de biocombustibles en realidad ha estado disminuyendo desde 2019. La principal asociación de la industria azucarera de Brasil, Unica, sostiene que los productores de etanol están en camino de suministrar suficientes CBIO para satisfacer la demanda este año; aun así, los distribuidores de combustible se están poniendo nerviosos sobre el futuro. Según las estimaciones de FG/A, una consultora con sede en el estado de Sao Paulo, la producción de etanol de Brasil debe casi duplicarse de aquí a 2026 para cumplir los objetivos de CBIO, un escenario poco probable ya que no hay grandes expansiones de etanol en marcha.

De hecho, es probable que algunos distribuidores de combustible ya estén comprando para 2023 para evitar cualquier escasez, dijo Plinio Nastari, presidente de la consultora Datagro. Sin duda, si los precios del crédito se mantienen elevados, esto podría animar a las fábricas a producir más etanol, aumentando potencialmente la oferta en 5.000 o 6.000 millones de litros al año, dijo Willian Hernandes, socio de FG/A. El aumento de los precios del crédito podría incluso desencadenar nuevos proyectos de etanol, impulsando la producción de biocombustible para cumplir los objetivos a largo plazo, dijo. En el futuro, Unica dijo que espera que los productores de etanol certifiquen un mayor porcentaje de su producción con RenovaBio y produzcan más etanol a partir de la misma cantidad de caña de azúcar.

Pero si las grandes subvenciones a la gasolina se hicieran realidad -algo que otros países están haciendo cada vez más para mantener los costes bajo control-, el etanol sería menos competitivo, lo que animaría a los ingenios a dar prioridad al azúcar en su lugar y empeoraría la desconexión entre la oferta y la demanda de crédito.

Más allá del desajuste entre la oferta y la demanda, el programa tiene otros defectos importantes, según los críticos. Por un lado, se basa en la premisa de que el etanol brasileño produce mucho menos dióxido de carbono que la gasolina: alrededor de un 90% menos, según Unica, citando un estudio de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Pero Tomasi-Bensik, que forma parte de la lista de expertos que asesoran al equipo de evaluación del Mecanismo de Desarrollo Limpio, que forma parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), dice que sólo es un 21% más limpio si se tienen en cuenta las emisiones de los residuos vegetales en descomposición que quedan en el campo. Unica rebate estos cálculos.

Tomasi-Bensik lleva años arremetiendo contra RenovaBio. Escribió un libro en el que acusa a los cultivadores de caña de azúcar, políticamente influyentes en Brasil, de haber dado forma a la legislación y de haber cosechado las recompensas financieras mientras hacían poco por frenar el calentamiento global. Incluso presentó una demanda el año pasado contra los altos funcionarios brasileños que ayudaron a redactar la ley. El caso de lavado verde fue rápidamente desestimado por un juez. En su interpretación del programa, “están haciendo que la gente compre algo que es falso”, dijo. “Desacreditan todo el mercado”. La CMNUCC no respondió a las múltiples peticiones de comentarios sobre si comparte su opinión.

Otros también critican el programa, sobre todo porque dicen que demuestra lo fácil que es pasar por alto las normas internacionales que la CMNUCC ha dedicado décadas a definir. Una norma clave conocida como adicionalidad, o la reducción de las emisiones por debajo de lo que se habría producido en un escenario sin cambios, no es un requisito en Brasil. La CMNUCC también rechaza los proyectos de biocombustibles en tierras que podrían utilizarse para cultivar alimentos.

Shigueo Watanabe, físico y colaborador de ClimaInfo, una organización dedicada a la información y la educación sobre el cambio climático, fue contratado por el Ministerio de Energía de Brasil para asesorar sobre RenovaBio antes de su aprobación. Watanabe dijo que sugirió que el gobierno dividiera los CBIO en dos clases: una que incluya la adicionalidad y otra que no. “Lo discutí con la gente en el proceso”, dijo, señalando que su sugerencia no llegó al proyecto de ley final.

El Ministerio de Energía de Brasil declinó hacer comentarios sobre la falta de adicionalidad en los CBIO, que se denominan formalmente créditos de descarbonización.

“Al final, es un impuesto sobre el carbono”, dijo Adriano Pires, uno de los partidarios del programa y director de CBIE, una consultora de infraestructuras con sede en Río de Janeiro. “Es necesario que haya más países que utilicen el azúcar para el etanol”.

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.