Minería en Línea, el portal de la minería

El nuevo presidente de Rio Tinto sopesa el futuro del CEO en medio de la crisis de la cultura tóxica

El presidente entrante de Rio Tinto revisará el puesto del consejero delegado Jakob Stausholm para determinar si es adecuado para liderar una revisión de la cultura laboral tóxica de la compañía, según dijeron dos personas familiarizadas con el asunto.

Lee: Rio Tinto informa que la producción de mineral de hierro y cobre bajó en 2021 porque las condiciones operativas siguieron siendo difíciles

Dominic Barton, un ex diplomático que asumirá el cargo de presidente en mayo, podría destituir a Stausholm si decide que Río estaría mejor servido por un líder que no haya estado en las altas esferas de la organización en los últimos años, dijeron las fuentes a Reuters.

Fue Stausholm quien encargó un informe externo publicado por Rio el 31 de enero, que arrojaba luz sobre una cultura de la empresa plagada de acoso sexual, racismo e intimidación en los últimos cinco años, incluyendo 21 acusaciones de violación, intento de violación o agresión sexual. El informe, que se basaba en las experiencias y opiniones de más de 10,000 empleados, no atribuía la culpa individual a ningún ejecutivo o trabajador.

Rio Tinto declinó hacer más comentarios sobre la cultura del acoso y sobre si el consejo de administración confía en Stausholm y en la dirección de la empresa. Remitió las consultas a una entrevista de Reuters con Stausholm el 1 de febrero, poco después de la publicación del informe. Rio dijo que Barton, que se incorpora al consejo en abril, no estaba disponible para hacer comentarios.

“Lo que estamos diciendo hoy, muy alto y claro, es lo que constituye un comportamiento aceptable y no aceptable y no vamos a tolerar el comportamiento no aceptable y vamos a tratar con eso”, dijo el CEO en ese momento.

“En cierto modo, esa es la parte más fácil. La parte más difícil es abordar las causas de fondo”, dijo Stausholm, añadiendo que impulsaría el cambio “ahora que sé lo que sé”.

Stausholm no respondió a una solicitud de comentarios por correo electrónico.

Rio Tinto se ganó los elogios de muchos inversores por publicar el condenatorio informe de 85 páginas elaborado por la ex comisionada australiana para la discriminación sexual Elizabeth Broderick, y por comprometerse a aplicar las 26 recomendaciones, incluida la creación de una unidad confidencial independiente para atender las denuncias de comportamientos perjudiciales.

Las dos fuentes, que declinaron ser nombradas debido a lo delicado del asunto, dijeron que Barton aún no había emitido un juicio sobre la posición de Stausholm.

Barton sopesará si el hecho de que Stausholm haya desempeñado funciones de alta dirección desde 2018 -durante parte del tiempo cubierto por el informe- lo hizo inadecuado para liderar una limpieza de la cultura de la compañía, según las personas. El consejero delegado ocupó anteriormente el puesto de director financiero y director ejecutivo de Rio Tinto.

“No creo que se pueda decir que la cultura provenga de él (Stausholm) de ninguna manera”, dijo Ian Woodley, analista minero senior de Old Mutual Investment Group, un inversor en Rio Tinto. “En todo caso, creo que probablemente refleje bastante bien en él el hecho de que hayan sido abiertos y francos al respecto”.

Destrucción de cuevas

Stausholm llegó a la cúpula de Rio en 2021 después de que su predecesor Jean-Sebastien Jacques y dos adjuntos dejaran la empresa en una selección de ejecutivos provocada por otro escándalo: una reacción pública y política por la destrucción por parte de Rio Tinto de refugios rocosos sagrados de 46,000 años de antigüedad en la garganta de Juukan (Australia) para ampliar una mina de hierro. Rio dijo el año pasado que trabajaría con los dirigentes de los grupos locales para acordar una solución adecuada a la destrucción de las cuevas.

Simon Thompson, presidente de Rio durante cuatro años, dijo posteriormente que dimitiría en abril, cediendo a la presión de los inversores por el mismo asunto, para ser sustituido por Barton.

El nombramiento de Stausholm como consejero delegado fue una sorpresa para algunos inversores y observadores del sector, que esperaban que la empresa minera, de 149 años de antigüedad, optara por una contratación externa para ayudar a pasar página.

Las dos fuentes dijeron que Rio había tenido problemas para atraer a candidatos externos adecuados que pudieran asumir el cargo con relativamente poco tiempo de antelación en medio del furor de Juukan Gorge.

Lee: Rio Tinto ordena cuatro locomotoras eléctricas a batería para las operaciones de Pilbara

Además, el inicio por parte de Stausholm de la investigación sobre la cultura de la empresa, junto con la posible reticencia del consejo de administración a que se produzca otro cambio de liderazgo -es el cuarto consejero delegado de Rio en nueve años- puede darle un respiro, dijeron las fuentes.

“Esta cultura que ha estado oculta está empezando a salir a la superficie, y no es bonita. (Pero) nos anima el hecho de que Rio haya salido a la luz, lo ha dejado al descubierto. Todavía estamos por ver qué medidas va a tomar Rio”, dijo Glen Mpufane, director de minería de IndustriALL, una federación sindical que representa a millones de trabajadores industriales de todo el mundo.

Reuters

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.