Minería en Línea, el portal de la minería

Volkswagen y Bosch se alían para impulsar las baterías en Europa

Volkswagen y Bosch han acordado crear una empresa conjunta para finales de este año con el fin de equipar las fábricas de baterías y ayudar a que Europa sea autosuficiente en la producción de baterías. La empresa suministrará sistemas de producción de baterías y ayudará a los fabricantes de células de baterías a ampliar y mantener sus centros de producción, dijo Volkswagen el martes, añadiendo que servirá a sus propias fábricas y a otras en toda Europa.

Lee: Volkswagen busca socios con el fin de asegurar materiales para baterías

“Europa tiene una oportunidad única de convertirse en el centro neurálgico mundial de las baterías en los próximos años”, dijo Thomas Schmall, miembro del consejo de administración de Volkswagen y responsable de los planes de baterías de la empresa. “Estamos trabajando para construir una cadena de suministro europea completa y localizada para la e-movilidad ‘made in Europe'”.

Las empresas no dijeron cuánto invertirán en la empresa. Hasta ahora, se han anunciado en Europa plantas de baterías capaces de generar algo menos de 900 gigavatios hora (GWh) de capacidad, según datos de la Alianza Europea de Baterías (EBA), que supondrán alrededor del 16% de la producción mundial en 2029.

Pero la EBA ha dicho que un tercio de las baterías mundiales debería producirse en Europa para 2030, con el fin de reducir la dependencia de los proveedores que dominan el mercado, principalmente de Corea del Sur y China. La mayor planta de baterías prevista en Europa es la de Tesla, situada en Berlín junto a su fábrica de vehículos eléctricos y que producirá más de 100 GWh de capacidad en su punto máximo. Tanto la planta como la fábrica están pendientes de la aprobación de las autoridades regionales para comenzar la producción.

Volkswagen, empeñada en superar a Tesla como primer vendedor de vehículos eléctricos (VE), ha anunciado sus planes de construir seis de las llamadas gigafábricas en Europa para finales de la década, con una capacidad conjunta de 240 GWh, en un intento de controlar la mayor parte posible de la cadena de suministro. El consejero delegado de Volkswagen, Herbert Diess, que se enfrentó a finales del año pasado con el poderoso consejo de trabajadores de la empresa por su estrategia de electrificación, dijo que se esperaba que la división de baterías generara unas ventas de mil millones de euros (22.700 millones de dólares) a finales de la década y que se estaba preparando para una venta parcial.

El fabricante de automóviles, que el pasado mes de diciembre aumentó su gasto en electrificación en los próximos cinco años hasta los 52.000 millones de euros, se ha comprometido a vender exclusivamente vehículos eléctricos en Europa a partir de 2035.

Para Bosch, este movimiento reforzará su papel en la transición hacia los vehículos eléctricos, que para muchos proveedores representa una amenaza existencial, ya que la construcción de un vehículo eléctrico requiere menos pasos y menos mano de obra que la construcción de un coche con motor de combustión interna. El proveedor, el mayor del mundo, ha decidido en el pasado no invertir en la producción de células de batería por sí mismo, al considerar que la inversión de capital inicial era demasiado costosa.

Lee: Volkswagen se involucrará activamente en el negocio de las materias primas

El periódico alemán Handelsblatt informó en diciembre de que las dos empresas estaban también a punto de llegar a un acuerdo de cooperación en materia de software para automóviles, y que Volkswagen tenía previsto invertir una cantidad de tres dígitos de euros.

Reuters

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.