Minería en Línea, el portal de la minería

Atalaya adquiere el 51% de Río Narcea Nickel y 20 permisos en España

En un acuerdo de 2,5 millones de euros con el Grupo Sacyr S.A, la empresa chipriota Atalaya Mining (AIM: ATYM, TSX: AYM) se ha convertido en un actor importante en la Faja Metalogénica de Ossa-Morena, situada en la provincia de Badajoz, en el suroeste de España.

Lee: Atalaya Mining eleva su guía de producción de cobre para 2021 gracias al sólido desempeño de Proyecto Riotinto

Según la empresa, la Faja Metalogénica de Ossa-Morena tiene un fuerte potencial de exploración para una gama de metales básicos y preciosos y está al norte de la Faja Pirítica Ibérica, donde Atalaya opera su mina insignia Proyecto Riotinto.

La reciente negociación supuso la firma de un acuerdo de compra con Sacyr, que incluye la adquisición de una participación del 51% en Río Narcea Nickel, S.L., propietaria de 17 permisos de investigación en la zona.

Atalaya también adquirió una participación del 100% en tres permisos de investigación que se encuentran a lo largo del Cinturón Metalogénico de Ossa-Morena.

En conjunto, el grupo de 20 permisos será conocido como el proyecto Ossa Morena, ya que se distribuyen a lo largo de las zonas prospectivas del Cinturón Metalogénico de Ossa Morena, y en particular, a lo largo del flanco sur del gran Antiforme Olivenza-Monesterio.

El proyecto incluye el proyecto de cobre-oro-hierro Alconchel, que cuenta con un recurso total indicado más inferido, conforme a la norma NI 43-101, de 23 Mt con 0,53% de Cu, 0,15 g/t de Au y 11,2% de Fe.

También incluye dos proyectos de exploración de Au y Cu-Au en fase avanzada, Guijarro y Vicaria respectivamente, y varias anomalías geoquímicas y geofísicas coincidentes listas para perforar, todas ellas situadas a lo largo del flanco sur de la Antiforma Olivenza-Monesterio.

En un comunicado de prensa, Atalaya señaló que, con un presupuesto de 2 millones de euros para el año 2022, tiene previsto realizar perforaciones de relleno y escalonamiento en Alconchel, así como perforaciones de exploración adicionales en los proyectos de Pallares, Vicaria y Guijarro. El objetivo de estos trabajos es ampliar los recursos conocidos en Alconchel y avanzar en los proyectos de Pallares, Vicaria y Guijarro hasta la fase de definición de recursos.

“Con esta adquisición, Atalaya se ha asegurado una posición destacada en uno de los cinturones metalogénicos más prospectivos y menos explorados de Europa Occidental. Su ubicación, cerca de la Faja Pirítica Ibérica donde nuestra mina de cobre de Riotinto y otros proyectos de exploración están avanzando actualmente, nos permitirá llevar a cabo agresivos programas de exploración de una manera eficiente en cuanto a costes y tiempo”, dijo el CEO Alberto Lavandeira en el comunicado de prensa.

“Se dará prioridad al avance del proyecto de cobre-oro-hierro de Alconchel por su excelente potencial de exploración, que sustenta la creencia de nuestros geólogos de que los actuales recursos conocidos pueden incrementarse significativamente”.

Los ecologistas se preocupan

Pero los planes de Atalaya preocupan a la Plataforma Alconchel y Comarca de Olivenza sin Minas, una organización activista que teme que la presencia de la minera en la región pueda provocar la destrucción del medio ambiente.

En declaraciones a los medios de comunicación locales, el director de la Plataforma, Ángel Vicente Piris, dijo que el grupo teme que Atalaya cometa los mismos errores que ha cometido en Riotinto y Asturias, donde la empresa ha tenido que pagar multas millonarias por los vertidos tóxicos de las minas y las balsas de residuos abandonadas.

Comments

comments

Deja un comentario