Otro sitio más de Minería en Línea

Minas profundas en Suecia consideradas cementerios microbianos

Las rocas ígneas han albergado vida microbiana durante milenios, revela un nuevo artículo publicado en la revista Communications Earth & Environment .

En el estudio, un equipo internacional de investigadores comparte hallazgos de fósiles de microorganismos de origen procariota y eucariota encontrados en la corteza ígnea en una gran cantidad de minas profundas en Suecia y Noruega. Normalmente, los fósiles se consideran características exclusivas de las rocas sedimentarias.

Sin embargo, las rocas ígneas constituyen la mayoría de los continentes de la Tierra. Sus sistemas de fracturas profundas, oscuras y anóxicas albergan microorganismos que obtienen energía del consumo de gases, nutrientes en fluidos y carbono orgánico escasamente disponible.

Aunque estudios recientes han evaluado en profundidad cómo se las arregla la “vida moderna”, no muchos científicos han puesto el foco en las firmas antiguas de criaturas no humanas.

“Examinamos muestras de minerales de más de 30 minas y encontramos pruebas sólidas de actividad microbiana en la mayoría de ellas”, dijo Henrik Drake, autor principal del estudio y profesor asociado de la Universidad de Linnæus, en un comunicado de prensa. “Buscamos y detectamos tres tipos de biofirmas: isotópicas, moleculares y morfológicas, de los tres dominios de la vida, a saber, arqueas, bacterias y eukarya”.

Según Drake, una mina de particular interés fue Kallmora Silvermine en el área minera sueca de Berglsagen. Dado que esta mina ha estado abandonada y llena de agua durante más de 100 años, los investigadores tuvieron que consultar las colecciones de minerales del museo para obtener muestras de las profundidades. El sitio, sin embargo, contenía algunas de las pruebas más contundentes de vida antigua hasta ahora registradas y reveló que tanto los microorganismos productores de metano como los reductores de sulfato habían ocupado el sistema de fracturas en el pasado.

“Con la ayuda de microanálisis de isótopos estables de carbono y azufre en los minerales, pudimos dar fe de que los productores de metano fueron reemplazados por los reductores de sulfato”, dijo Drake.

En el artículo , el investigador y sus colegas explican que los análisis de isótopos se emparejaron con geocronología microanalítica de uranio-plomo de minerales de carbonato de relleno de vetas, lo que les permitió descubrir que los productores de metano estaban activos hace unos 50-30 millones de años, y los reductores de sulfato hace 19-13 millones de años.

“Otro hallazgo excepcional de la mina Kallmora fue que los reductores de sulfato podían distinguirse también por restos de ácidos grasos bacterianos específicos conservados dentro de las vetas minerales”, dijo Manuel Reinhardt, coautor del estudio.

“Además, los reductores de sulfato que vivían en esta mina dejaron firmas de isótopos de azufre en un mineral llamado pirita, y esas son las firmas biológicas más extremas encontradas hasta ahora en el registro mineral de nuestro planeta. Un récord mundial de isótopos de azufre, por así decirlo “.

En opinión de los expertos, sus hallazgos demuestran que las firmas de la vida antigua están omnipresentes en la corteza ígnea del escudo fennoscandiano y, por lo tanto, es razonable creer que las mismas firmas ocurren en profundidad en otros continentes.

“Las venas minerales son simplemente los cementerios perfectos para los microorganismos y representan un archivo sin explotar de signos de vida antigua”, dijo Drake.

El investigador se preguntó si esta misma lógica podría incluso aplicarse a la búsqueda de vida antigua en otros planetas.

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

×