Carlos, Édgar y 12 mineros más de la Región Carbonífera de Coahuila son los responsables de verificar las zonas de desastre en los edificios de la Delegación Álvaro Obregón, que se convirtieron en escombros, tras el sismo del pasado 19 de septiembre. La capacidad de este equipo determina si las áreas son viables o no, para que rescatistas puedan ingresar y continuar con la búsqueda de personas.

Alfonso González Vélez, director general de la compañía, explicó que fue por iniciativa de los propios trabajadores el acudir a la capital del país para sumarse a las maniobras de rescate, algunos de los cuales tienen experiencia en derrumbes de minas.

“La mayor parte de ellos es ya gente con 15 o 20 años de experiencia, uno de ellos, el líder de la cuadrilla, tiene 25 años de experiencia integrando cuadrillas de rescate en la minería” dijo.

Eduardo Medrano Cruz tiene 31 años y es carbonero. Explicó que es la primera vez que conoce la Ciudad de México, aunque en desafortunadas condiciones.

“Estamos acostumbrados a trabajar bajo la tierra, durar mucho tiempo y salir con el favor de Dios, pero no se compara con lo que hemos visto, con lo que hemos vivido y sentido en lo que llevamos aquí. Pero al ver que mucha gente nos necesita, trabajamos y damos lo mejor de nosotros”, contó.

Se les asignó una de la zonas más difíciles, el edificio 286 de la avenida Álvaro Obregón, donde reportaban personas atrapadas, trabajando junto con el equipo israelita y otro colombiano.

Lamentablemente, el grupo pudo rescatar a seis personas pero ya sin vida.

“Al llegar y ver la devastación en la Ciudad de México, me recordó a Pasta de Conchos, aunque no es lo mismo una explosión que un terremoto, el sentimiento es igual; ver gente llorando y personas desesperadas por saber de sus seres queridos que quedaron atrapados”, explicó Daniel Martínez, quien presenció dicha tragedia.

zocalo.com.mx

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here