El cobre subía hoy por cuarta sesión consecutiva y tocó su nivel más alto desde setiembre del 2014, respaldado por expectativas de una fuerte demanda desde China, uno de los principales consumidores mundiales, y un aumento de las compras especulativas.

El sólido crecimiento manufacturero global, la debilidad del dólar y preocupaciones con el suministro han impulsado al cobre, al aluminio, al níquel y al zinc a máximos de varios años.

A las 1003 GMT, el cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres subía un 0.4%, a US$ 6,941 por tonelada. Más temprano tocó los US$ 6,970 por tonelada, su nivel más alto desde septiembre de 2014, y cerca del nivel psicológico de 7,000.

La producción manufacturera en China se aceleró en agosto y se prevé que el crecimiento económico permanezca sólido hasta fin de año.

Fondos y especuladores en China están apostando a precios más altos en la medida en que el cobre entra a su novena semana consecutiva de alzas, aunque las grandes posiciones especulativas dejan a los precios vulnerables a correcciones, según analistas.

Los precios del cobre eran respaldados por una caída de los inventarios disponibles al mercado en almacenes registrados en la Bolsa de Metales de Londres. Las existencias cayeron a 111,450 toneladas tras cancelaciones de 2,150 toneladas y se han reducido en más de la mitad desde mediados de julio.

Según analistas de Standard Chartered, un acuerdo en Indonesia para permitir que Freeport McMoRan siga operando su enorme mina de cobre de Grasberg mejora el panorama del suministro y podría ayudar a reducir los precios.

Reuters

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here