Argentina.- A comienzos de enero la empresa Vale deberá empezar a definir si Bahía Blanca y su puerto formarán parte de su nuevo proyecto.

El lunes pasado se produjo el último hecho necesario para que el reloj empiece a correr: el gobernador mendocino Alfredo Cornejo firmó el decreto aprobando el acta acuerdo lograda en septiembre pasado con la firma brasileña por el cual la minera se compromete a realizar una “reingeniería total” del emprendimiento de cloruro de potasio (fertilizante).

La idea es reducirlo a un tercio del original para ponerlo en escala y así sacarlo a la venta o sumar un socio capitalista a la iniciativa cotizada en 1.500 millones de dólares.

Hasta el momento poco y nada pasó tras la paralización de las obras en diciembre de 2012.

Pese al cambio de gobierno y las ventajas concedidas a las mineras, la baja en el precio del mineral siguió siendo el principal escollo de la reactivación

Ahora, con el decreto de Cornejo, se inició la cuenta regresiva para que Vale redefina su proyecto.

Los estudios de prefactibilidad deberán completarse en ocho meses y allí seguramente quedará definido si el cloruro de potasio se exportará por Bahía o por otro puerto.

Si bien no se descarta que Vale opte por algún muelle santafesino, fuentes consultadas por este diario coincidieron que la minera se inclinará por alguna de las siguientes opciones: trasladar en camiones el mineral hasta alguno de los ramales pampeanos a cargo de Ferroexpreso Pampeano y desde allí traerlo a Ingeniero White o bien hacer lo mismo en camión hasta Contralmirante Cordero, en el noroeste rionegrino, y desde allí por tren hasta Bahía Blanca.

En el puerto local la minera tiene que reanudar su proyecto antes de marzo venidero, aunque seguramente la concesión otorgada será prorrogada.

Si bien en el Consorcio de Gestión del Puerto no bajan los brazos y siguen esperando alguna noticia capaz de alimentar las esperanzas de recuperar la inversión más importante después de la ampliación del Polo Petroquímico, a fines de los ’90 y principios de la década pasada, la realidad indica que la empresa estaría dispuesta a prescindir de los muelles locales si algún inversor le compra el proyecto y decide modificarlo.

Entre 2017 y 2018 Potasio Río Colorado debería empezar a “moverse” nuevamente para producir 1,4 millón de toneladas de mineral, es decir, casi 1/3 de la pauta original.

Los trabajos ferroviarios entre Malargüe e Ingeniero White, a través de la red de Ferrosur Roca, incluían la construcción de un empalme de 350 kilómetros a cargo de Vale.

De ese total, 180 kilómetros estaban en Río Negro, por lo que el contrato también planteaba la recuperación de vías entre Chichinales y Zapala.

Sin embargo, ahora esos 350 kilómetros de rieles quedaron descartados.

Si la iniciativa inicial se concreta, habrá que ver qué sucede con el proyectado acceso ferroviario de 4 kilómetros en Ingeniero White.

Los mismos signos de interrogación se presentan frente a la posibilidad de reutilizar la vía al Neuquén, que cruza la avenida Colón a la altura de la Lanera San Blas.

Si bien no se sabe si fue modificado el tamaño de los convoyes ferroviarios, está claro que la frecuencia será mucho menor, tornando innecesaria la construcción de varias obras civiles.

Al utilizar una vía ya construida y que tendría más movimiento con Vaca Muerta, la minera evitará seguramente el pago de compensaciones y de indemnizaciones por uso de terrenos y obras complementarias, elementos estos que hicieron elevar considerablemente los costos iniciales del proyecto.

Un proyecto que pudo ser vital

Etapa inicial. En una primera etapa Vale tenía previsto despachar 2.500.000 toneladas de cloruro de potasio anuales, lo que suponía un ingreso para el Consorcio whitense de 2.500.000 dólares por año

Barcos mensuales. A esto podrían haberse sumado los aportes económicos derivados del movimiento de cinco barcos mensuales. El potasio hubiese sido la tercera carga general, detrás de los granos y de los químicos e inflamables.

Siendo optimistas. Ahora, con suerte y mucho viento a favor, se llegaría a poco más de 100.000 dólares cada 30 días y tres barcos mensuales.

 

La Nueva

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here