Mientras el mundo está al pendiente de los avances dentro del coche autónomo, la minería es una de las ramas de negocio que más está aprovechando los avances y desarrollos en este segmento, ya que aquí las regulaciones son más flexibles al intervenir menos factores de riesgo.

Desde hace más de tres años, las compañías mineras han estado experimentando con camiones, perforadoras y trenes, en donde el común denominador es que no necesitan conductor u operador, ya que todo el trabajo lo realizan de forma autónoma bajo una programación previa.
Titanes que trabajan las 24 horas

La compañía minera Rio Tinto es actualmente la que más maquinaria autónoma utiliza, con un total de 73 camiones autónomos que transportan hierro las 24 horas del día durante los siete días de la semana. El trabajo se realiza en cuatro minas ubicada al noroeste de Australia, donde esta maquinaria trabaja junto a plataformas de perforación robótica, y ya planean incorporar locomotoras capaces de conducirse, cargarse y descargarse automáticamente. Mientras que la operación se realiza a varios kilómetros de este lugar.

Rob Atkinson, líder de productividad en Rio Tinto, menciona que gracias a este proyecto de automatización han logrado reducir los costes de operación en un 15%, ya que las máquinas no tienen cambios de turno, no necesitan cumplir un horario, no requieren pausas para comer o ir al baño, y lo mejor de todo es que no se accidentan. Por lo anterior, Atkinson pronostica que cada vez se necesitarán menos trabajadores humanos dentro del trabajo de minería.

Rio Tinto ha estado trabajando de la mano de la compañía japonesa Komatsu, que desde 2008 se dedica a fabricar maquinaria pesada, y quien es la responsable de haber implementado sistemas de conducción autónoma a camiones de este tipo. Su más reciente creación es el “Innovative Autonomous Haulage Vehicle” (IAHV), que fue presentado hace unos meses y que empezará a ser distribuido durante 2017.

1366_2000-3

La característica principal de este camión es que no cuenta con cabina para un conductor, siendo el primero en su tipo. El IAHV es un mastodonte de 416 toneladas, una longitud de 15 metros y una anchura de 8,5 metros, con unos neumáticos 59/80R63. Su velocidad máxima es de 64 km/h y tiene una potencia de 2014kW (2700HP), que le permiten cargar hasta 230 toneladas.

Dentro del apartado de conducción autónoma, su operación se realiza gracias a un complejo sistema de cámaras, radares y sensores, los cuales envían de forma constante y en tiempo real la ubicación y el reporte de su trabajo durante la jornada. La ventaja de este sistema es que se puede controlar vía remota y programar para que trabaje por las noches, sólo necesita las coordenadas y labor que deberá desempeñar.

Komatsu además de trabajar con Rio Tinto, ha empezado negociaciones con mineras de Chile y Canadá, ya que los beneficios de la automatización traerá beneficios económicos a largo plazo, donde cada vez se necesitarán menos trabajadores, pero también se crearán nuevos puestos de trabajo de mantenimiento y gestión de máquinas autónomas.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here