Minería en línea
El portal de la Minería

El oro vuelve al radar de los inversores

0 6
El oro vuelve al radar de los inversores
Evalúa esta publicación

El mercado ha recibido algunas buenas noticias desde el frente económico que apuntan a un crecimiento en el cuarto trimestre más fuerte de lo previsto.

Sin embargo, el reciente comportamiento de los mercados ha dejado patente que las incertidumbres políticas y el movimiento al alza de los tipos de interés siguen ejerciendo una influencia negativa en el ánimo de los inversores.

Resulta difícil concretar cuál es el estado de ánimo actual de los inversores. Esta ambigüedad se refleja en los movimientos de las bolsas, que se mantienen dentro de un rango relativamente estrecho que aún no han sido capaces de resolver.

Probablemente, muchos inversores todavía no hayan determinado qué factores tendrán mayor peso en el futuro, si aquellos que apuntan a un escenario macroeconómico mejor de lo estimado o los que generan incertidumbre desde el ámbito político o monetario.

Ante esta disyuntiva algunos estrategas están recomendando aumentar las posiciones en activos descorrelacionados que podrían ofrecer tanto protección como apreciación en su valor en un escenario ambiguo como el actual.

En este sentido, el oro encaja como activo cuyo comportamiento podría beneficiarse tanto si se confirma una aceleración en la inflación, gracias a un mejor crecimiento económico, como si se concretan algunos riesgos de carácter político.

En el gráfico inferior se observa cómo el oro ha conseguido repuntar en las últimas sesiones, favorecido por la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones estadounidenses, por el referéndum en Italia y por las expectativas de un repunte de la inflación.

14785215334032_546x0

En el último año el oro ha ofrecido un buen retorno que supera en muchos casos el de los activos financieros tradicionales. El buen comportamiento del oro ha coincidido en el tiempo con periodos tanto positivos como negativos para los activos de riesgo.

Actualmente el oro podría servir como refugio si se confirma un escenario más inflacionista, ya que los activos reales suelen servir como protección ante un incremento de los precios. Si la inflación repunta lo suficiente, las políticas monetarias ultraexpansivas podrían verse cuestionadas, lo cual generaría caídas en los bonos. Un escenario bajista en el mercado de bonos favorecería el trasvase de dinero desde el mercado de deuda hacia otros activos, entre ellos los metales preciosos.

Visto desde otro ángulo, algunos estrategas están recomendando reducir posiciones en activos de riesgo mientras las incertidumbres políticas se resuelven, y más aún si el resultado de los procesos electorales pendientes ofrece un resultado negativo para los mercados. El oro ha sido históricamente un activo refugio en momentos de tensión política.

Noviembre y diciembre están cargados de eventos políticos y económicos por lo que la cautela podría instalarse en el mercado, limitando el riesgo en las carteras de cara al cierre de año.

El mayor riesgo de aumentar el peso del oro en las carteras es que el sentimiento de mercado sea claramente optimista y que los inversores aumenten sus apuestas por activos de riesgo más ligados al crecimiento económico, reduciendo su posicionamiento en activos refugio.

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.