Chile.- En un escenario de desaceleración y con el precio del cobre a la baja, la minería se ve obligada a realizar cambios para aumentar su productividad. Una premisa que tiene una respuesta consensuada: pasar de la innovación cerrada (al interior de una empresa) a una abierta, en que la compañía se vincule a centros de investigación, universidades y proveedores.

Para Mauro Valdés, presidente ejecutivo del Programa Minería Alta Ley, este momento es adecuado para convertirse en una economía basada en la innovación. Plantea que cuando hay dinero no hay tiempo para innovar y, cuando existe tiempo los recursos son escasos, la sensación actual de tener “un cuchillo en las costillas” puede catapultar un cambio.

Precisamente es la dirección que está tomando Codelco, que para ajustar sus costos está enfocándose en la innovación abierta a través de CodelcoTec. Ésta filial creada a mediados de 2015, actuará como gestor de la innovación y se relacionará con el resto del mercado, en un proceso que está en implementación.

“Codelco intentará apalancarse en el conocimiento de las universidades, centros de investigación y empresas, para transformarlo en valor en el corto plazo”, sostiene Sebastián Carmona, director de Innovación de CodelcoTec.

La estatal ha pasado por diversos modelos de ejecución, desde uno descentralizado a otros, con subsidiarias para innovar: Micomo, Biosigma o EcoMetales. Hoy, en cambio, debe ser permeable al mercado.

En tanto, Andrés Pesce, gerente de Negocios y Sustentabilidad de Fundación Chile señala que si bien el mundo minero en conjunto debe innovar, las mineras no están llamadas a concretar todas las innovaciones sino a impulsarlas y valerse de ellas.

Por otro lado, la consultora Phibrand categorizó y analizó a los proveedores, considerados clave en este cambio de paradigma en el estudio Sistema de innovación minero en la Región de Antofagasta, que midió las barreras y facilitadores para innovar. Determinó cuatro tipos según su relación con la innovación y concluyó que las mayores dificultades son la falta de herramientas para relacionarse comercialmente con las mineras, valorizar su tecnología, saber cuánto impacta y conocer los procesos de compra de innovación.

Frente a esto, Cristian Mansilla, gerente general de Phibrand, propone “replicar aquellos proveedores creados desde la innovación, integrar su oferta, crear spin off y capacitarlos comercialmente. Y atraer a firmas tecnológicas de otras industrias, todo diferenciado por tipo de proveedor”.

Diario Financiero

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here