El sector minero en Guatemala, que atrae millonarias inversiones, opera de manera rentable y con crecimiento pese a enfrentamientos con ambientalistas y comunidades indígenas, según un informe sobre el impacto social y económico de la industria.

El documento afirma que la industria minera es un importante generador de empleo en comunidades del interior de Guatemala, donde se carece de fuentes de trabajo, y un sector en crecimiento que atrae flujos de inversión.

Pese a su relevancia laboral y económica, la industria extractiva es adversada por grupos de ambientalistas y comunidades que denuncian un “saqueo” de los recursos naturales y la contaminación, entre otros daños que no se compensan con los supuestos beneficios.

Central American Business Intelligence (CABI), consultora que estudia temas económicos, elaboró un informe sobre la situación económica, fiscal y social de la industria extractiva o de minas y canteras en Guatemala.

El estudio precisó que en materia de impuestos, el sector de minas y canteras, con todos los impuestos, regalías y pagos al Estado, desembolsa una “tasa efectiva” que asciende a un promedio de 53 por ciento de sus utilidades.

La industria representa un 0.9 por ciento del Producto Interno Bruto, pero es el sector que más contribución relativa aporta al crecimiento de la economía, de acuerdo con el estudio.

Además es el sector que más inversión extranjera directa atrae desde el 2007. En este sentido, destacó que 18 por ciento de las divisas de Guatemala provienen de la minería, lo cual brinda solidez a la moneda nacional.

En cuanto al tema laboral, el sector de minas y canteras genera seis mil puestos de trabajo directos, en su mayoría en departamentos distintos al de Guatemala, “con los salarios promedio más altos de la industria” (equivalente a unos mil dólares mensuales).

En la actividad minera, la extracción de metálicos representa un 46 por ciento, la de materiales no metálicos es de 30 por ciento y la de materiales de construcción de un 24 por ciento.

El estudio del CABI estableció que el sector de minas y canteras ocupa el 0.8 por ciento del territorio de Guatemala, país que cuenta con el 0.5 por ciento de la producción de minerales del mundo.

Los minerales que se exportan desde Guatemala se destinan a la construcción (no metálicos), paneles solares (plata), procesadores de computadoras (oro), baterías (plomo) y carros (acero), principalmente.

El año pasado las exportaciones mineras ascendieron a unos mil 800 millones de dólares, por encima del sector de vestuario y textiles, el rubro productivo guatemalteco que más divisas genera con mil 300 millones de dólares en promedio.

No obstante su importancia económica, el estudio del CABI advirtió que “el futuro de la minería está siendo afectado por la inestabilidad legal y social” que priva en el sector en Guatemala.

Representantes indígenas y campesinos rechazan las actividades mineras, especialmente las de “cielo abierto”, y denuncian que las empresas y el gobierno emprenden proyectos de exploración y explotación sin consultar a las comunidades directamente afectadas.

NTX

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here