México.- Las rocas calizas podrían eliminar el arsénico del agua contaminada en zonas mineras, así lo sugirió la investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), María Aurora Armienta Hernández.

Señaló que la exposición a largo plazo del arsénico a través de alimentos contaminados y del agua potable puede tener un grave impacto en la salud humana. A nivel mundial, más de 100 millones de personas estarían en riesgo.

“Algunos de los factores que representan un peligro potencial para la salud humana son elementos como el arsénico, cadmio, cromo y plomo, que se concentran en zonas mineralizadas”, advirtió la especialista.

Añadió que éstos se dan en los restos de la actividad minera, sobre todo los que tienen sulfuro. La problemática, comentó, se acentuó debido a los descubrimientos de arsénico natural en el agua subterránea, en particular, en los pozos privados y en formaciones sedimentarias.

“Se desarrolla un drenaje ácido de mina en el que los sulfuros se oxidan con el oxígeno y el agua, liberando una solución ácida con sulfatos, metales y metaloides tóxicos, como es el caso del arsénico, que se puede infiltrar al subsuelo y contaminar el agua subterránea o llegar hasta los ríos”, subrayó.

Explicó que las propiedades fisicoquímicas de la roca caliza Soyatal, localizada en la región de Zimapán, en Hidalgo, facilitan los niveles de adsorción de arsénico cuando la roca se pone en contacto con el agua contaminada, lo que reduce de manera considerable las concentraciones de dicho metaloide.

Armienta Hernández es especialista en el comportamiento geoquímico de metales y metaloides tóxicos en zonas mineras de México. En la actualidad, desarrolla métodos de remediación de la contaminación generada por la industria minera, basados en materiales geológicos de las propias zonas.

 

NTX

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here