Doug Oberhelman, director ejecutivo de Caterpillar, se sentó en la Chicago Ideas Week junto a Brad Keywell, cofundador de la startup de tecnología con la que el fabricante de maquinaria de construcción y minería más grande del mundo tiene una alianza. Los escuchaban cientos de los más grandes geeks y expertos de tecnología de la Ciudad de los Vientos.

Caterpillar, más conocida por sus enormes máquinas amarillas que excavan minas y transportan tierra -junto con muchos gigantes industriales- recurre a los grandes datos para elevar su rentabilidad. Colabora con una serie de startups que se especializan en productos que van desde drones hasta tecnología predictiva. Uptake, de Keywell, es una de ellas.

Estas incursiones -donde los grandes se juntan con los pequeños, los lentos con los rápidos, los viejos con los jóvenes, y las maquinarias con el software- son un campo fértil para un choque de culturas. Pero Caterpillar y Uptake aprendieron lecciones uno del otro, y dicen que eso dio lugar a mejoras fundamentales en ambas compañías.

“Es un matrimonio de silicio y acero”, dice George Taylor, director de mercadotecnia y medios digitales de Caterpillar. “Cuando piensas en una gran corporación, ellas piensan mucho en grande y comienzan en grande, pero actúan con lentitud. Uptake nos ayudó a pensar en grande, actuar rápidamente y en pequeño. Es una potente yuxtaposición para una empresa como nosotros y aún nos pone un poco nerviosos”, explica. 

Las dos empresas formaron la alianza hace dos años. Uptake vale 1,000 millones de dólares (mdd), y en ella Caterpillar tiene una participación no revelada. Uptake utiliza su software para rastrear datos de los clientes de Caterpillar y predecir cuándo una máquina necesita reparación; evitar accidentes y largos periodos de inactividad, y ahorrar dinero.

Caterpillar realizó un estudio de mal funcionamiento en maquinaria de grandes compañías mineras, que tuvo como resultado 900 horas de tiempos de ocio y 650,000 dólares en reparaciones. Si la tecnología del proyecto de las dos compañías se aplica, el tiempo de inactividad de la maquinaria sería de menos de 24 horas y las reparaciones costarían solo 12,000 dólares.

En muchos sentidos, Caterpillar y Uptake no podrían ser más diferentes. La primera tiene casi un siglo de antigüedad y su sede se encuentra en las profundidades de la zona rural de Illinois. Emplea a más de 100,000 personas en todo el mundo. Por el contrario, los 500 empleados de Uptake trabajan en una oficina abierta en el centro de Chicago.

Caterpillar dice que Uptake les ayuda a convertirse en una empresa más ágil, así como a dar al personal mayor flexibilidad para la experimentación.

Uno de los subproductos inevitables para una empresa como Caterpillar es la aversión al riesgo; el instinto natural es proteger la marca y la burocracia. Reducir esas desventajas les da a las grandes empresas una ventaja sobre sus rivales.

“Es el internet de las cosas que se aplica a nosotros, eso es lo que realmente comienza a estallar”, dice Taylor. “Se trata de resolver los problemas del cliente”. Pero tienen que “hacerlo rápido”, dice.

La comodidad de Uptake para actuar rápido llevó a un proyecto aparte, que comenzó con un reto de 100 días para encontrar la manera de mejorar el control de inventarios: Caterpillar no tiene un método para darle seguimiento a los distribuidores que venden una parte que ellos les suministraron.

El proyecto exige un sistema capaz de extraer los datos de los 175 distribuidores en el mundo con los que cuenta Caterpillar, los cuales tienen en distintas bases de datos, e integrarlos.

El plan de la compañía es desplegar este nuevo sistema en los próximos dos años y espera reducir 10% sus costos de inventario de repuesto.

Las lecciones distan de ser solo para un lado. Goff dice que Caterpillar hizo que Uptake fuera mucho más disciplinada en la comunicación con sus socios de negocios sobre lo que pueden esperar después, incluyendo el desarrollo de un proceso formal en torno a la preparación de clientes para las actualizaciones de software.

“Crecimos, muy, muy rápido y algunas veces este crecimiento superó nuestra madurez”, dice Goff. Agrega que el tamaño de Caterpillar le permite a Uptake aprender más rápidamente que otras startups, porque tiene que lidiar con muchos distribuidores en todo el mundo. Lo mismo aplica para la protección de datos, dice.

Tom Bucklar, director de innovación y digital de Caterpillar, dice, “no creo que ellos solos pudieran lograr lo que logramos. Tampoco creo que nosotros lo hubiéramos logrado, y al final esta es la mejor forma de relación, ¿no?”.

Milenio

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here