Chile.- A dos años de iniciada la tramitación del proyecto de extensión de vida útil de Quebrada Blanca, la minera Teck -controladora de la faena- deberá seguir esperando el visto buena de la autoridad ambiental. Esto porque todavía falta finalizar la consulta indígena de la iniciativa, que es clave para mantener la operación de la mina y no sea necesaria su detención hasta que se concrete la expansión denominada QB2.

La iniciativa representa una inversión de US$ 165 millones y se hace necesario para mantener la producción de la compañía mientras la firma avanza en su gran expansión.

Durante fines de junio todos los organismos gubernamentales que participaron de la evaluación de la iniciativa entregaron sus opiniones, sin embargo, la autoridad ambiental no ha podido desarrollar el Informe Consolidado de Evaluación (ICE) -paso previo antes de votar- producto del retraso de la consulta indígena.

La conversación con los pueblos originarios ubicados en el sector de influencia de Quebrada Blanca inició oficialmente el 5 de diciembre del 2014 y todavía no termina.

Si bien fuentes conocedores del proceso dicen que existe un acuerdo con las comunidades indígenas, no se ha logrado firmar el protocolo que oficializa los compromisos de la compañía.

“La evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de continuidad operacional de Quebrada Blanca se encuentra en su etapa final, entendemos que los trámites formales de ratificación del Proceso de Consulta Indígena, debieran cerrarse en los próximos días”, dijeron desde la minera canadiense Teck.

Añadieron que “una vez finalizado este proceso, ingresaremos al sistema el proyecto Quebrada Blanca Fase 2, que es el proyecto minero de cobre más importante de Teck a nivel mundial, que considera una producción anual de 240 mil toneladas de cobre fino y 6 mil toneladas de molibdeno. El proyecto considera la operación de la primera planta desaladora en la región de Tarapacá”.

Planes de Teck en Chile

Pese a la demora en la tramitación de esta iniciativa, los planes de Teck auguran una larga estadía en el país.

Los proyectos en el país más importantes son NuevaUnión (la fusión de los proyectos Relincho y El Morro, en conjunto con Goldcorp) y Quebrada Blanca Fase 2, los que suman una inversión estimada de US$ 9.000 millones.

Sobre la expansión de Quebrada Blanca, la estimación inicial de inversión requerida era de US$ 5.600 millones, pero la firma ha dicho que espera reducir ese capex en al menos US$ 1.000 millones.

Según ha indicado en conferencias telefónicas con analistas, los ejecutivos de la minera han comentado que las actividades de mejoramiento de la iniciativa han estado enfocadas en la optimización del capital y permisos.

Entre los cambios analizados está el mover la ubicación de las instalaciones para relaves más cerca de la mina. Con esto, junto a otra planta y optimizaciones en el diseño, esperan reducir la inversión.

Diario Financiero

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here