Siguenos en nuestras Redes Sociales

.:: Minería en Línea ::.

Nuevos desafíos de la minería Argentina

Países y Regiones

Nuevos desafíos de la minería Argentina

El jueves último, la Secretaría de Minería de la Provincia presentó formalmente el plan de cierre de Bajo La Alumbrera, el más emblemático yacimiento de oro y cobre del país y el primero que hará punta en un proceso de cierre que todos aspiran sea ordenado y ejemplar; de hecho, de cómo concluya la última etapa dependerá en gran medida el futuro de la minería en Catamarca y en Argentina en general. En otros términos, al Gobierno provincial, como autoridad de aplicación, le espera un arduo trabajo en materia técnica y política, porque además de dirigir y controlar el plan de cierre debe dar muestras de solvencia e idoneidad y ser confiable ante la comunidad. No es poco, por cierto. Según explicaron desde esa Secretaría, el plan de cierre de Alumbrera, como el de cualquier otra mina a cielo abierto, debe concluir con un escenario geográfico y medioambiental lo más parecido que se pueda a lo que era originalmente. Es decir, que se transforme en un lugar habitable. Por eso se planea rellenar el enorme socavón donde hoy circulan los camiones y distribuir sobre la superficie un denominado “sólido benigno”, sobre el cual sea posible forestar, pese a que se trata de un lugar sumamente inhóspito y con un clima impiadoso. La tarea del Gobierno local será iniciar el cierre de la mina, porque se trata de un proceso que puede llevar una década, con lo cual excede largamente al mandato de la actual gestión. La clave es el comienzo.

Paralelamente, el juez de Minas de Catamarca, Raúl Guillermo Cerda, se mostró optimista con las posibilidades de nuevas inversiones en la provincia a partir de las nuevas reglas de juego políticas y económicas en el orden nacional.”Estamos viendo que se está comenzando a incrementar el interés, hay preguntas por parte de las empresas mineras; creo que el cambio político económico que se produjo a nivel país logró introducir una mejora en las condiciones y lo estamos viendo en el Juzgado de Minas”, expresó en alusión a la eliminación de las retenciones a la minería y de las restricciones para girar dividendos al exterior, además del alza del dólar a partir de la devaluación. Que a Catamarca efectivamente lleguen nuevas inversiones en este sector dependerá también de la seriedad de las autoridades mineras y de un cambio en el paradigma político actual. Porque, además de las mejores condiciones macroeconómicas nacionales e internacionales, las empresas tienen muy en cuenta cómo se manejan sus interlocutores en los Estados dueños de los yacimientos mineros. En este sentido, la Provincia deja mucho que desear aún en lo que respecta al caso de la empresa estatal CAMYEN, hoy en el centro de la polémica por los contratos muy poco claros que suscribió con la empresa Yamana Gold por el área Agua Rica y por la promoción reciente en la feria internacional de Toronto, Canadá.

Y más allá de la Secretaría de Minería y su menudo trabajo con el plan de cierre de Alumbrera y de los desaciertos de CAMYEN, que aún debe dar explicaciones en la Cámara de Diputados, a la provincia se le plantea un desafío mayor respecto al futuro de la minería y de su economía en términos generales. Se trata de cómo generar nuevas actividades productivas, o de reimpulsar las que hoy agonizan, en los departamentos donde la minería ha dejado de ser la principal fuente de ingresos. En rigor, el Gobierno actual debe encarar lo que las gestiones anteriores –que dilapidaron la renta minera en forma escandalosa- nunca asumieron como deber propio: diseñar y poner en marcha un modelo productivo independiente de la minería. En otras palabras, reconvertir la economía provincial. Por ahora, la situación es desalentadora. Los pequeños y medianos productores del interior atraviesan una crisis sin precedentes. Por caso, en Tinogasta la actividad vitivinícola sigue decreciendo, cada vez hay menos viñedos y menos cosecheros también. La olivicultura en Pomán y en el Valle central va camino a desaparecer. La ganadería en el Este está paralizada. Y la crisis industrial es noticia todos los días, aunque por razones que tienen que ver con el tarifazo de los servicios y la caída del consumo en el país. Frente a eso, no alcanza ya con echar las culpas al modelo anterior o al actual, algo es posible hacer en el orden provincial. Los desafíos están planteados. Falta encararlos.

El Ancastí

Comentarios

comments

Información

Clic para comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más sobre Países y Regiones

Subir