La industria minera en Panamá se encuentra preocupada por la contracción económica que está atravesando, la cual se ve reflejada en su participación en el producto interno bruto (PIB) del país durante el 2015.

De acuerdo con cifras de la Contraloría General, los aportes de este sector al PIB fueron de $645 millones el año pasado, lo que representa un auge de un 7%, es decir, unos $43 millones de dólares más que los aportados en 2014.

Sin embargo, estas cifras reflejan una desaceleración en este sector, ya que en 2014, el monto de su participación fue de $602 millones con un crecimiento del 17%, es decir, 10 puntos porcentuales más con respecto al 2013, cuando alcanzó unos $515 millones.

Mientras, los préstamos concedidos por el sistema bancario nacional para la industria de minas y canteras, según Contraloría, pasaron de 66 millones de dólares en diciembre de 2014 a 49 millones en el mismo periodo de 2015, con una baja de un 25.75%.

Reducción que se asocia con el poco interés de los empresarios por invertir en este sector que está siendo contraído.

Zorel Morales, presidente de la Cámara Minera de Panamá (Camipa), señaló que, en efecto, esta industria está pasando por una contracción económica, sobre todo en la extracción de materiales no metálicos.

Morales añadió que, específicamente, esta situación se da porque la demanda de este tipo de materiales ha bajado considerablemente, a pesar de que hay construcciones que se están desarrollando en el país.

El presidente de Camipa destacó que ninguno de los dueños de cantera asociados a este gremio ha manifestado que esté teniendo resultados positivos en sus negocios, sino todo lo contrario, han bajado.

Por su parte, Roberto Cuevas, expresidente de Camipa, señaló que la minería no metálica está muy relacionada con la construcción, y todos los indicadores de este sector han bajado en 2016, comparado con los años anteriores.

Resaltó que debido a esto, se ha dado una disminución en la venta de materiales agregados para la construcción (rocas, arena, etc.), que ha bajado en un 40%.

Agregó que esta situación no mejorará hasta que no se den más proyectos de construcción en el país.

“La lentitud que hay en el otorgamiento de obras de construcción y la baja en la inversión pública son situaciones que han ocasionado que la construcción haya bajado y, por ende, el suministro de materiales agregados que vienen de las extracciones mineras”, manifestó Cuevas.

Añadió que el reflejo de la situación que ellos están atravesando como sector se puede ver plasmado en la disminución de la producción de cemento gris y concreto premezclado, las cuales se han reducido en un 35.3% y un 10.9%, respectivamente, durante el primer mes de este año.

El expresidente de Camipa agregó que esta situación impacta directamente en el sector de minería y, por ende, en sus aportes al Estado y en futuras inversiones económicas en el país.

“La reducción en los préstamos de la banca a la minería se da porque algunos inversionistas sienten temor a invertir en estos momentos que la productividad del sector minero está mermada”, dijo Cuevas.

Destacó que esta situación también impacta directamente en la generación de nuevos empleos y que, de hecho, las plantas productoras de cemento y concreto han bajado su mano de obra contratada entre un 10 y un 15% para sus operaciones.

Para Olmedo Estrada, presidente del Colegio de Economistas, esta situación era de esperarse, ya que la construcción está mostrando signos de debilidad.

Destacó que esto tiene que ver con la falta de apoyo del Gobierno, lo que está haciendo que este sector no muestre crecimiento, lo que afecta la minería.

Cifras

  • $645 millones fue lo que aportó la minería al producto interno bruto del país durante el 2015.
  • 25.75% bajaron los préstamos que otorgan los bancos al sector minero del país en 2015.

Panamá América

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here