México.- El cobre es el tercer metal más utilizado en el mundo, dentro de la industria de componentes eléctricos y construcción, consumiendo cerca de 66% de la producción para estos fines.

Sin embargo, bajo un entorno de desaceleración económica mundial la demanda de cobre se ve limitada, mermando su precio.

Desde el 2011 a enero de este año, el precio internacional del cobre refinado ha retrocedido 49.3%, al pasar de 3.99 a 2.02 dólares la libra en la Bolsa de Metales de Londres.

La mayor cuprífera del mundo, la chilena Codelco, junto a la estadounidense Freeport-McMoRan, la suiza Glencore, la australiana BHP Billiton y la mexicana Grupo México muestran un claro detrimento en sus finanzas, derivado de los bajos precios del cobre y otros metales a nivel mundial.

La paraestatal, Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco), que no cotiza en Bolsa, en el acumulado al tercer trimestre del 2012 reportó ganancias por 3,652 millones de dólares, tres años después, este concepto pasó a ser una pérdida histórica para este lapso de 42 millones de dólares, según datos de la minera.

Panorama gris

El panorama no es promisorio para la minera, ya que Moody’s le bajó su nota a “A3” desde “A1”, con perspectiva negativa, por el impacto de la volatilidad y la presión bajista del precio del metal en sus métricas de crédito.

Bajo la misma tónica, Freeport-McMoRan informó a sus accionistas que al cierre del 2015 tuvo una pérdida neta por 12,195 millones de dólares, la mayor en su historia, dejando atrás el saldo negativo de 11,067 millones visto al cierre del 2008.

Presionadas por un mercado de cobre a la baja y perspectivas poco alentadoras del sector, las acciones de la firma en la Bolsa de Nueva York tienen un rally bajista, que desde enero del 2011 al viernes, las ha hecho retroceder en precio 81%, al pasar de 50 a 9.5 dólares por acción. Tan sólo en este año, sus títulos se venden a precios de 1996, fecha en la que la emisora comenzó a cotizar en Bolsa, mostraron datos de Economática.

La firma ha perdido en valor de capitalización bursátil, en dicha fecha, 45,354 millones de dólares, para quedar el viernes en 11,955 millones de dólares.

Caso similar es el de Glencore, listada en la Bolsa de Londres en mayo del 2011, cuando los precios del metal rojo comenzaron a ceder terreno. Desde dicha fecha al viernes, el precio de sus acciones ha retrocedido 74.1%, de 5.3 a 1.3 libras esterlinas por papel, representándole un desplome aproximado en su market cap de 93,966 millones de dólares. Actualmente, Glencore vale en Bolsa 29,067 millones de dólares.

Al igual que sus similares en otras latitudes, el 2015 fue el peor año en la historia de la minera en cuanto a repartición de ganancias a sus socios.

La firma reportó pérdidas por 5,476 millones de dólares, superando la cifra de 4,816 millones en el 2013, que hasta entonces era la más grande, mostraron sus estados de resultados.

En el caso de BHP Billiton, la controladora de la mayor mina de cobre en el mundo, Escondida, ha retrocedido en capitalización bursátil 87,600 millones de dólares, es decir, 60% menos desde abril del 2011 al fin de semana pasado, el cual cerró con 54,496 millones de dólares.

El viernes, Moody’s bajó la nota de Escondida en Chile, a “Baa2” desde “Baa1”, ante la expectativa de un desempeño más débil en los próximos 12 meses, con perspectiva negativa.

Grupo México, mediante su filial Southern Copper, ha tenido un declive en este indicador a partir de mayo del 2015 al viernes, de 6,910 millones de dólares en su market cap, al pasar de 25,717 a 18,807 millones de dólares, 26.8% menos, según Economática.

te_int_mineras_140316

El Economista

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here