México debe sostener e incrementar el arancel aplicado a las importaciones de productos de acero básico con la finalidad de mejorar la situación económica del país, según una investigación del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) y el Colegio de México.

En abril se retirará el arancel de 15 por ciento a la entrada de estos productos promovido por la Secretaría de Economía, por lo que los especialistas sugieren continuar con esta medida e incluso subirla a 30 por ciento a toda la familia de productos de acero con países con los que México no tiene tratado de libre comercio.

En conferencia, José Luis de la Cruz, investigador del IDIC, dijo que esta medida generaría un mayor valor agregado de la economía nacional y no genera presiones inflacionarias.

“El detener las importaciones apoyaría la manufactura nacional para que eleve su capacidad de producción sobre inversión ya realizada, aumente el empleo formal y beneficie con menores precios de acero en toda la cadena de valor industrial”, destacó.

Dijo que este incremento de 30 por ciento en el arancel podría reducir en 9.12 por ciento el índice de precios del valor agregado y en 6.88 por ciento el índice de precios de la oferta total.

La aplicación del impuesto se pensó contra la importación de China, la cual está sobreproduciendo y afectando el precio del metal en el mercado internacional; México elevó en 30.4 por ciento la entrada del laminado de ese país.

De la Cruz destacó que si se apoya al sector interno, ellos pueden aprender a producir aceros más especializados que requieren industrias como la automotriz (que importan de Estados Unidos y Corea del Sur) mejorando la competitividad del país para atraer inversiones.

El Financiero

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here