Inicio » De interés » “Falta educación para tomar decisiones sobre minería”: Cerro Matoso

“Falta educación para tomar decisiones sobre minería”: Cerro Matoso

Colombia.- Cerro Matoso ya tiene calculadas las pérdidas de su año fiscal. La única mina de níquel de Colombia dejará de recibir US$70 millones. La caída del precio de las materias primas y la reducción del tenor del mineral son las principales causas.

El gerente de la firma, Ricardo Gaviria, dice que la producción para este año no superará las 37.000 toneladas, y sobre el pleito con la Agencia Nacional de Minería por un supuesto mal cálculo en el pago de regalías, que significaría un desembolso de cerca de $40.000 millones, explicó que la empresa “no se va a quedar cruzada de brazos”.

¿Qué impacto ha tenido en la situación financiera de Cerro Matoso el desplome de las materias primas?

Estamos enfrentados a una situación de precios internacionales que no habíamos visto en ocho o diez años. Hace casi una década estábamos entre US$25.000 y US$28.000 la tonelada y hoy estamos por debajo de US$10.000. Eso afecta nuestras finanzas, pero no sólo eso, el tenor de níquel: en el pasado teníamos uno de 3 % y ahora está alrededor del 1,5 %. Lo que pasa con nuestras finanzas no es sólo producto de la caída de las materias primas, sino también del tenor y de los altos precios de la energía.

¿Qué opinión le merece la resolución de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) sobre la subasta de los cargos por confiabilidad para estimular la generación eficiente de energía?

Prefiero puntualizar sobre los precios de la energía, que acá en Colombia son de los más altos de la región. Si uno mira los análisis que ha hecho el Business Monitor International, se puede ver que los precios de la energía para la industria están por encima de los de Chile, un país donde no hay recursos hídricos y tienen que importar el carbón para generar energía. Eso hace que perdamos competitividad.

¿Qué diferencia hay entre el Cerro Matoso de BHP Billiton y el de South 32?

Pertenecemos a un grupo más pequeño que hace que la forma de gerenciar sea mucho más ágil. Cuando estábamos con BHP Billiton representábamos solo el 1 % de los activos de esa firma, ahora representamos cerca del 12 % para South 32. Los efectos de Cerro Matoso sobre el grupo ahora son mucho más altos. Somos observados con mucho más cuidado.

¿Hasta qué punto va a caer la producción y cómo va a afectar el bolsillo de Cerro Matoso?

Cuando montamos la segunda línea de producción, nosotros empezamos a producir alrededor de 50 mil toneladas anuales. Con el paso del tiempo, como ya mencioné, el tenor de níquel ha venido cayendo. Este año vamos a producir alrededor de 37 mil toneladas y nos vamos a mantener un par de años ahí. Con la entrada al área de La Esmeralda vamos a tener un respiro hasta llegar a producir entre 40 mil y 42 mil toneladas al año, pero después, en 2022, vamos a estar alrededor de 32 mil toneladas al año. Estamos preparando a la organización para hacer sostenible a Cerro Matoso con esos niveles de producción.

¿Este año darán pérdidas?

En el año fiscal 2016, que es el que comienza el 30 de junio de 2015 y finaliza en el mismo mes de 2016, con una producción de 37 mil toneladas y los precios actuales, la pérdida va a ser de US$70 millones.

¿Cuáles son las consecuencias en el cálculo de regalías que hizo la Agencia Nacional de Minería?

Estamos en unas discusiones importantes, porque la ANM tomó la decisión para calcular las regalías de una manera diferente y que no se ajusta con la realidad. Nosotros no vendemos níquel puro sino ferroníquel y la ANM asumió que hacíamos lo primero. Cuando se vende níquel puro uno recibe el precio de Londres y se le da un Premium. Nosotros, en cambio, recibimos el precio de referencia pero con un descuento que es del 10 %. Lo otro es que la ANM asume que nosotros vendemos el níquel en Estados Unidos, pero nuestro mercado es China. Las regalías se calculan con el precio del níquel en boca de mina. Además, nos están cobrando esto de manera retroactiva a unas concesiones que ya caducaron y la ANM no está facultada para hacerlo. Solo con la concesión que hoy tenemos, tendríamos que pagar $40 mil millones.

¿Cómo explica que haya tantos errores e imprecisiones de una entidad que se supone es experta en temas mineros?

Esa es la discusión. Ya solicitamos un mecanismo de conciliación y esperamos que nos citen para lograr un arreglo, porque los cobros retroactivos son ilegales.

En caso de no llegar a un acuerdo, ¿qué van a hacer?

Tendremos que sentarnos con nuestros abogados. Lo que sí te puedo decir es que no nos vamos a quedar con los brazos cruzados.

¿Cómo han influido en la actividad los estudios hechos por la Contraloría y sus conceptos?

Lo que hizo la ANM tiene que ver con la Contraloría. Aquí tenemos una labor importante por hacer, tanto la industria como las instituciones del Estado, y es la educación. Tenemos que saber cómo funcionan los negocios, para tomar decisiones. Hay un desconocimiento cuando este tipo de resoluciones salen.

Cerro Matoso ha sido criticado por la falta de participación laboral de las comunidades indígenas de la zona en la operación y el relacionamiento con las mismas, ¿cómo ha evolucionado este tema?

La forma como manejamos el relacionamiento con las comunidades y los grupos de interés, ahora es más abierto, mucho más amplio y espontáneo. Con las comunidades vecinas tenemos alrededor de 150 personas trabajando directa o indirectamente con nuestra operación y esto es un logro. Estamos becando a muchachos de la región e incluimos también a los de zonas alejadas de los cascos urbanos.

¿La escasa presencia institucional en la zona, de la que se quejan algunos miembros de la comunidad, ha perjudicado el desenvolvimiento de la empresa?

Firmamos una alianza con el Departamento para la Prosperidad Social y con los cuatro municipios de influencia y nos han acompañado todas las instituciones. Hemos llevado al Estado a la zona y ellos nos han acompañado y eso tiene un impacto tremendo. Estamos haciendo unas inversiones entre todos en las que se van a ver beneficiadas alrededor de 150 mil personas. Hemos llevado el Estado allá y éste nos ha acompañado.

Las relaciones con los sindicatos tampoco han sido las mejores, ¿qué papel van a jugar estas organizaciones en el futuro de la compañía?

Este año tuvimos un paro ilegal que nos afectó las finanzas. Hemos mantenido un diálogo directo con ambos sindicatos y estamos discutiendo el futuro de la compañía y la convención colectiva que tenemos que negociar a final de año. Va a ser importante, porque tenemos que hacer una negociación que asegure que el negocio sea sostenible en el largo plazo.

¿Cuándo está listo el estudio sobre las condiciones de salud de las personas que viven cerca de la operación?

Estamos discutiendo cuándo se hace. Si vale la pena aclarar que la salud del área de influencia de Cerro Matoso no es nada diferente a lo que se encuentra en cualquier otra parte de la Región Caribe.

Han sido muy claros en las pocas probabilidades de continuar después de 2029. ¿Si llegase a haber un cambio en las condiciones para la extensión de la licencia continuarían?

Claro. Tenemos nuestra concesión hasta 2029, pero la podemos prorrogar hasta el 2044 si cumplimos unas condiciones, una de ellas es aumentar en 50 % la producción, pero hoy eso no es viable. Tendremos que revisar si queremos renegociar.

El Espectador

Comentarios

comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top