Los precios del cobre ampliaron las ganancias de la jornada anterior hasta registrar máximos semanales este jueves pues el repunte de Wall Street durante la noche contribuyó a calmar el nerviosismo de los inversores.

En lo relativo a la división Comex del New York Mercantile Exchange, el cobre para entrega en septiembre registró máximos intradía en 2,349 USD por libra, su cota más alta desde el 28 de agosto, para situarse después en 2,347 durante la mañana de la jornada de negociación en Londres, avanzando un 0,74% o 1,7 centavos.

El cobre cerró la jornada anterior con un avance del 1,22% o 2,8 centavos. Las ganancias del miércoles se producían tras el repunte de los mercados; el NASDAQ salió del territorio de contracción y los inversores estaban pendientes de los precios del petróleo y los mercados globales, ahora más calmados.

La volatilidad se calmó este jueves pues los mercados de valores de China permanecían cerrados con motivo del desfile del Día de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial.

Los precios del cobre se han visto sometidos a una gran presión de venta durante las últimas semanas pues los temores en torno a la ralentización económica global liderada por China soliviantó a los operadores y azotó la confianza de los mismos.

Los precios del metal rojo se desplomaron hasta situarse el pasado 24 de agosto en 2.202 USD, mínimos de seis años, pues las preocupaciones suscitadas en torno al estado de la economía china y las pronunciadas pérdidas en los mercados de valores de China lastraban el interés por el cobre.

La agitación en los mercados comenzó cuando China devaluó inesperadamente el yuan el pasado 11 de agosto, avivando los temores de que la economía se esté ralentizando a mayor ritmo del que estaba previsto.

El Gigante Asiático es el mayor consumidor de cobre del mundo y concentra casi el 40% del consumo mundial.

En otros ámbitos del Comex, el oro para entrega en diciembre se dejó un 0,07% u 80 centavos hasta los 1.132,00 USD por onza troy, pues los actores del mercado aguardaban la publicación del informe sobre empleo no agrícola pues podría arrojar algo de claridad sobre las probabilidades de una subida de los tipos de interés a corto plazo.

Las previsiones apuntan a que se habrá producido un crecimiento laboral de 220.000 empleos el mes pasado tras el aumento de 215.000 de julio, mientras que la tasa de desempleo descenderá seguramente del 5,3% al 5,2%.

Todo apuntaba a que un informe positivo sobre el empleo no agrícola de Estados Unidos alimentaría los rumores referentes a cuándo empezará la Reserva Federal a subir los tipos de interés, mientras que unas cifras más discretas podrían impulsar el oro, al no reforzar las expectativas de que se produzca la subida de los tipos en diciembre.

La fecha en que la Fed subirá los tipos de interés ha sido fuente constante de debate en los mercados durante los últimos meses.

Las expectativas de que se adelante la subida de los costes de financiación indican una tendencia bajista del oro, pues el metal precioso lo tiene difícil a la hora de competir con otros activos rentables cuando suben los tipos de interés.

Reuters

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here