El gigante suizo Glencore confirmó que avanzará en las obras de la mina El Pachón, en San Juan, demorada desde hace años.

Lo hará bajo un esquema distinto del que se pensó originalmente, que demandará una inversión de alrededor de u$s3.000 millones. Es un dato fundamental para una provincia que mira de reojo las estadísticas de empleo minero desde la suspensión del proyecto de oro y plata Pascua-Lama.

Según El Inversor Energético, de aprobarse los estudios pertinentes, la construcción de la mina estaría en condiciones de comenzar durante los primeros meses de 2016. La producción, por su parte, podría iniciarse en 2018.

En los planes originales, El Pachón iba a tener carácter binacional, ya que contemplaba la instalación de una planta de procesamiento en San Juan destinada a enviar el concentrado de cobre a Chile.

Adicionalmente, la capacidad de producción rondaba las 400.000 onzas anuales para los primeros cinco años, mientras que la vida útil del yacimiento no superaba las tres décadas. Pero la urgencia por optimizar la gestión de costos hizo que el nuevo diseño, al que tuvo acceso el portal mencionado, registrara varias modificaciones.

Así se lo anticipó el propio CEO y director de Glencore, Aristotelis Mistakidis, al gobernador José Luis Gioja en una reciente cumbre.

En primer término, el proyecto se desarrollará íntegramente en San Juan, ya que no contratará servicios ni mano de obra en Chile. “Toda la logística, el transporte, los servicios y la generación de empleo quedarán en el territorio provincial”, destacó el ministro de Minería sanjuanino, Felipe Saavedra.

El recurso saldrá desde Calingasta, aunque todavía no está definido si lo hará por tren hasta el puerto de Santa Fe y desde allí se lo embarcará hacia el exterior (como sucede habitualmente con el cobre catamarqueño).

“Esa y otras precisiones formarán parte del Informe de Impacto Ambiental que Glencore se comprometió a presentar durante el tercer trimestre de este año”, indicó el funcionario.

En segunda instancia, la iniciativa recortó sus pretensiones para el primer lustro de producción, pero eso no le impedirá convertirse en la principal explotación cuprífera del país (en momentos en los que la histórica número uno, la catamarqueña Bajo La Alumbrera, se encuentra en plena etapa de declino).

“La idea original era producir unas 400.000 onzas de cobre anuales durante los primeros cinco años. El relanzamiento de El Pachón proyecta, en cambio, una producción de aproximadamente 200.000 onzas anuales en ese período”, reveló un representante de la empresa consultado por este medio que prefirió la reserva de su nombre.

Directamente vinculada con la anterior, la tercera innovación tiene que ver con la mayor vida útil de la mina. “A priori iba a ser de casi tres décadas, pero ahora calculamos que llegará a los 35 años”, acotó el directivo.

Agencias

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here