La caída en el precios de los metales afectó a las comunidades mineras.

En el último año, las empresas del ramo en México redujeron 27 por ciento su inversión relacionada con apoyo a las comunidades: obras, servicios públicos y programas de carácter social.

Este rubro abarca desde la compra de cemento para alguna obra de infraestructura dentro del municipio minero hasta el pago de maestros para las escuelas donde estudian los hijos de sus trabajadores.

De acuerdo con las cifras preliminares de la Cámara Minera de México (Camimex), en 2014 se destinaron sólo 38.9 millones de dólares a este rubro, mientras que en 2013 la cifra rebasó los 53.3 millones de dólares.

César Garza, socio líder de la industria minera de la consultora Deloitte, explicó que la reducción de programas en obras sociales es un reflejo de los ajustes ejecutados al interior de las firmas frente al entorno de precios bajos de los metales.

“Ha disminuido la capacidad de las empresas para fondear iniciativas (sociales), considerando los precios actuales. Es parte de la contracción de márgenes, producto de incremento en insumos, en impuestos, disminución de precios internacionales, falta de acceso a financiamiento”, comentó.

José Martínez, director de la empresa contratista Jomargo y ex presidente de la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México (AIMMGM), explicó que las compañías redujeron sus propios programas para cumplir con el pago de los derechos mineros previstos en la reforma fiscal.

“Las empresas por precios, por costo país, tienen menos capacidad para dar y apoyar”, dijo el directivo.

Por concepto de estos derechos especiales, el año pasado, el Gobierno federal recaudó 2 mil 589 millones de pesos; de ellos, 2 mil millones conformarán el Fondo de Desarrollo Regional para Estados y Municipios Mineros, el cual pretende apoyar las obras de infraestructura de las comunidades mineras.

De esta bolsa, mil 241 millones de pesos se destinará a municipios y el resto a obras estatales.

Por el nivel de actividad minera, Mazapil, en Zacatecas, será el municipio que atraerá el mayor número de recursos con una participación de 9 por ciento, mientras que Cananea, en Sonora, recibirá 8 por ciento del fondo minero.

Godfrey Walton, presidente de la minera canadiense Endeavour Silver, advirtió que una vez que han pagado los nuevos derechos mineros su preocupación es saber dónde se distribuirán los recursos.

“Lo que más nos preocupa es saber a dónde se dirigirá el dinero de las nuevas regalías o si ese dinero llegará a las comunidades”, comentó.

Ajustaron desde 2014

Las mineras también responsabilizan a los cambios fiscales de la baja en sus inversiones sociales.

APOYO A COMUNIDADES

(Inversión en Millones de dólares por año)

2008 40
2010 60
2012 101
2014 38.9

Reforma

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here