Los visitantes al Museo del Acero Horno 3 podrán conocer, de manera real, cómo trabaja un científico e incluso hasta ayudarle.

El recinto dedicado a la ciencia, ubicado en el Parque Fundidora, adecuará un laboratorio con ventanales en su nuevo proyecto, “Una ventana a la ciencia”, que planea abrir a mediados de 2015.

“Es un laboratorio en donde se van a poder realizar actividades directamente con los investigadores”, explicó Claudia Fernández, gerente de educación del recinto.

“Todo va a ser transparente. Vamos a invitar a varios científicos y a personas del público a trabajar con ellos”.

El proyecto, cuya construcción comienza a finales de este mes, se realizará con un recurso de 3.5 millones de pesos otorgados por el Conacyt y la Secretaría de Desarrollo Económico de Nuevo León.

Está inspirado en los laboratorios abiertos al público del Museo de la Ciencia Nemo, en Ámsterdam, Holanda, y en el Liberty Science Center, en New Jersey, Estados Unidos, explicó.

“Van a poder ayudar a un científico. Aquí se van a hacer estudios reales de lo que se está haciendo en el campo real. Lo que estamos haciendo es preparar a estos niños a ser ciudadanos abiertos, pensantes, que puedan resolver, que puedan innovar”.

El laboratorio fue diseñado con apoyo de científicos de la UANL.

De hecho, serán estudiantes de maestría y doctorado de áreas como biología, química, física, matemáticas y medicina de la Máxima Casa de Estudios quienes muestren sus investigaciones y los visitantes podrán accesar en diferentes horarios.

El espacio se adecuará en el lobby del museo, donde actualmente están las placas de patrocinadores, las cuales se reubicarán.

Reforma

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here