La necesidad de entender que medio ambiente y minería pueden convivir fue otra conclusión de la mesa redonda. La responsabilidad en el manejo de los recursos recaudados en la actividad extractiva es otro de los puntos de sintonía.

La convivencia entre los proyectos mineros y las buenas prácticas ambientales fue materia de debate durante la Mesa Redonda organizada por el diario La República. En ese sentido coincidieron personajes opositores al proyecto Tía María como el líder de Tierra y Libertad, Marco Arana, y promotores del mismo, como el viceministro de Minas, Guillermo Shinno.

“Es importante que no hagamos la simplificación ‘blanco vs. negro’, según la cual las inversiones se oponen al tema ambiental. ¿Cómo logramos que no se debiliten las instituciones ambientales para favorecer a las inversiones? Creemos en las inversiones de valor compartido, pero es un enfoque nuevo”, postuló Arana.

Por su parte, José de Echave , ex viceministro de Gestión Ambiental, destacó que con acuerdos entre las compañías mineras y las comunidades de sus zonas de influencia, en los últimos años varios proyectos han salido adelante. Entre ellos destacó a Antapaccay y Las Bambas como ejemplos recientes.

“Es decir, sí hay cosas que están funcionando. Esto es un indicador de que hay empresas que están haciendo mejor su tarea. Pero hay otras empresas que no aprenden y se chocan con la misma pared varias veces. No todos los conflictos son iguales. Hay cosas que están marchando, y hay que sacar lecciones de eso”, afirmó José de Echave.

Respecto de lo que debe hacerse para dar viabilidad a los proyectos mineros, el viceministro de Minas, Guillermo Shinno, puso énfasis en la importancia de que la población sienta que los proyectos repercuten positivamente en la comunidad. Esto a través de la correcta inversión de los ingresos generados por la actividad extractiva.

“Hay un tema estructural que sí hay que reconocer, que tiene que ver con cómo se gastan los recursos que producen las industrias extractivas. Hay mucho dinero en las regiones que no se gastan adecuadamente. La que le toca al Ejecutivo tiene que ver con entrenar a esos gobiernos locales para que estén preparados en gestionar sus recursos”, manifestó el viceministro de Minas.
transparencia

Por otro lado, otro tema que se discutió fue la necesidad de difundir las buenas prácticas ambientales y la transparencia en torno al manejo de los recursos recaudados por los proyectos mineros. Uno de ellos es el registro EITI –indicador internacional de calidad en extractivismo–, al cual Perú se ha sumado en los últimos años.

“El registro de buenas prácticas que saben mantener una adecuada relación con el desarrollo humano. El EITI hay que explicarlo. Lo más importante es que la gente sepa cuánto recibe la región, la provincia y el distrito. También el avance de los gastos. Así se hace al ciudadano partícipe del proceso de toma de decisiones. Es importante la transparencia que debe llevar”, resaltó el ex viceministro de energía y Minas, Pedro Gamio.

En referencia a este ámbito, Marco Arana planteó una preocupación por los altos índices de corrupción que suelen tener lugar en los países cuya economía depende en gran medida de los recursos naturales.

“Los países con mayor presencia de recursos naturales son los que tienen mayor susceptibilidad de corrupción. En África eso es espantoso, pero en este país también es muy grave. Se calcula que 3% o 4% del PBI se pierde en corrupción. Parte del conflicto no es solo que se malgasta, sino que se roba el dinero”, argumentó el líder de Tierra y Libertad.

En respuesta a ello, el viceministro Shinno señaló que el registro EITI al cual pertenece el Perú ha ayudado mucho respecto de la transparencia en el manejo de los recursos. También destacó el papel de los órganos reguladores que intervienen en las industrias extractivas: OEFA, Osinergmin y Sunafil.

Por último, el ex ministro de Energía y Minas, Juan Incháustegui, se mostró bastante optimista con respecto a los puntos de consenso alcanzados durante la mesa redonda organizada por este diario. Para Incháustegui el diálogo es la base sobre la cual se puede sintonizar en este tema.

“Me alegra que haya coincidencias interesantes. Creo que la expresión de esta mesa es la expresión de que el diálogo es capaz de viabilizar los proyectos nacionales. Se tienen que hacer mejoras legislativas y a las instituciones que recién están naciendo”, concluyó el ex titular de Energía y Minas.

CLAVES

-La necesidad de un ordenamiento territorial para poder establecer adecuadamente los proyectos de inversión minera fue un punto en el que opositores y defensores del proyecto Tía María también coincidieron.

-Este tema tiene un proyecto de ley en el Congreso, aunque hasta el momento no hay aviso respecto de un posible debate.

La República

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here