La minera mexicana Southern Copper negó hoy que haya negociado con los opositores al proyecto Tía María, previsto en el sur de Perú, para que suspendan las protestas a cambio de dinero en la provincia de Islay, donde el paro indefinido sigue tras disturbios que dejaron tres muertos y unos 200 heridos.

“Southern no está comprometida en actos ilegales, no promueve actividades indebidas, ni avala o participa en actos de entrega de dinero para comprometer conciencias o modificar conductas de ninguna persona”, dijo la compañía en un comunicado.

De esta forma, la minera rechazó el contenido de una conversación telefónica difundida el jueves por el canal peruano Willax TV, en la que el presidente del Frente de Defensa del Valle de Tambo, Pepe Julio Gutiérrez, presuntamente encargaba a un abogado pedir a la minera una compensación económica a cambio de abandonar la protesta.

La filial en Perú del Grupo México lamentó que esa “incorrecta acción fue ocasionada por terceros ajenos a la organización” y reiteró su compromiso con el cumplimiento de la legislación peruana y su código de conducta ética, sobre el que destacó los valores de honestidad, justicia e integridad.

La empresa también lamentó las tres muertes, entre ellas la de un policía, registradas en Islay desde que el 23 de marzo se inició un paro indefinido. Asimismo, deseó la pronta recuperación de los heridos e invocó a la paz para que la tranquilidad regrese a la zona.

En Islay continúa el paro indefinido contra el proyecto minero sin nuevos altercados desde que el Gobierno peruano autorizó el sábado la intervención en la zona de las Fuerzas Armadas para apoyar a la Policía en el control del orden interno.

El ministro peruano de Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, garantizó el domingo en declaraciones al canal América que Southern cumplirá con las normas de cuidado medioambiental en Islay.

Pulgar-Vidal afirmó que Tía María es un “punto de quiebre” en la historia de la actividad minera de Perú y señaló que el Gobierno mantendrá su esfuerzo por reanudar el diálogo con los opositores, frustrado en dos ocasiones durante las últimas semanas.

La minera Southern Copper, filial del Grupo México, anunció el pasado 27 de marzo que seguirá desarrollando el proyecto, horas después de que su portavoz oficial en Perú informara su cancelación por lo que definió como “terrorismo antiminero”.

Southern contempla la inversión de unos 1.200 millones de dólares para la construcción de Tía María, cuya producción estimada es de 120.000 toneladas métricas anuales de cátodos de cobre a partir del inicio de sus operaciones.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here