El desafío de Argentina es generar las condiciones de inversión en un nuevo contexto global, por lo que es importante pensar en esquemas regulatorios e impositivos más competitivos.

Con condiciones competitivas la minería se convertiría en fuente principal de divisas. Se vive un proceso de restructuración de proyectos mineros a nivel global, motivado por un cambio de los precios que produjo pérdidas importantes en los resultados netos y en los ingresos de las empresas, obligándolas a replantear las inversiones. El desafío de Argentina es generar las condiciones de inversión en este contexto, por lo que es importante pensar en esquemas regulatorios e impositivos que pongan al país en una posición competitiva para la atracción de inversiones.

En 2011 estimábamos que las exportaciones de la minería argentina iban a alcanzar los 14.500 millones de dólares en 2016. Hoy la coyuntura nos obliga a una corrección radical de esa cifra y la ubica en 5.500 millones.

¿Porque se observa esta variación negativa de las perspectivas? Es porque en los últimos 2 años generó un retraso o suspensión de varios proyectos de inversión que muchos ya estaban en proceso de construcción por lo que se esperaban saltos importantes en los niveles de producción.

¿Que hay detrás es este cambio? Desde el exterior resalta un proceso de restructuración de los proyectos de inversión que se observa a nivel global, motivado por un cambio en realidad de los precios de los minerales metalíferos. La contracción de los precios, si bien siguieron en importantes valores en cuanto a su promedio histórico, produjo pérdidas importantes en los resultados netos y en los ingresos de las empresas obligándolas a replantear las inversiones.

La Argentina fue el país que quizás se vio más afectado por este ajuste en la región. Y eso se nota en la caída que tuvieron nuestras exportaciones mineras en 2013 en comparación con países como Chile o Perú.

La principal explicación de esta situación es que argentina no genera las condiciones de atracción de inversiones en momentos en que los precios de los minerales están en el valle y consecuentemente los flujos de inversión se hacen escasos y selectivos. Este es así porque en los últimos años se generaron exigencias en la liquidación de exportaciones, restricción a la remisión de utilidades, tipo de cambio estancado y con expectativas devaluatorias cada vez más fuertes. Esto se coronó con aumento de presione impositiva tanto a nivel de nación como de las provincias. Todo esto nos posiciona en desventaja frente a los competidores regionales.

¿Quedamos fuera de juego? No, argentina posee la gran oportunidad de convertirse en un jugador relevante en materia de reservas a partir de la puesta en valor de sus recursos. Nuestro país posee importantes proyectos que aún se encuentran sin explotar y requerirán de inversiones significativas. Los diez principales proyectos implican inversiones en construcción por U$S 27.500.

El desafío que tenemos es generar las condiciones de inversión en un mundo que si bien seguirá dando precios elevados en términos históricos no serán crecientes como lo fueron hasta inicios de 2012. Es importante pensar en esquemas regulatorios e impositivos que lo pongan al país en una posición competitiva para la atracción de inversiones tanto cuando los precios están en el pico como en el valle.

Abeceb

Comentarios

comments

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here