Otro sitio más de Minería en Línea

Robot minero de la UNAM parte a la NASA para competencia internacional

Hace una semana no existía, ayer partió rumbo a la NASA. Se trata de LUNAMbotics, el prototipo final de una serie de robots desarrollados anteriormente y que representará a México en una competencia internacional dentro de la agencia espacial.

El robot fue desarrollado por alumnos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM con patrocinio de diversas empresas y competirá con universidades de todo el mundo para demostrar sus capacidades excavadoras en un entorno extraterrestre.

Sus cuatro ruedas, cubiertas de espuma de neopreno, le permitirán andar por una “superficie lunar” en tierra y extraer muestras de su superficie.

En el Lunabotics Mining Competition convocado por la NASA, el robot universitario saldrá de su marca, sorteará obstáculos como montículos y otras pequeñas montañas similares a las de la Luna; en una tercera etapa, excavará, guardará el material y lo llevará de regreso por el mismo terreno para depositar el material.

“Lo tiene que hacer con autonomía, que será una de las principales cualidades a calificar”, señala Ingrid Ibarra, encargada del desarrollo y comunicación del LUNAMbotics, que ayer fue despedido en Ciudad Universitaria.

La estudiante de ingeniería es una de los 19 miembros de este equipo, el único mexicano, que irá al Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, la próxima semana (del 20 al 24 de mayo) al certamen, donde participarán 50 equipos de igual número de universidades de países como Bangladesh, Australia, Canadá, Colombia, India, Polonia y EU.

Para llegar a este último diseño, apunta, se realizaron cinco iteraciones (pequeños robots) y añadieron materiales más ligeros, pero cuenta con la misma logística y principio de diseño.

Funciona con dos baterías de polímero de litio que le permiten una jornada de trabajo de más de seis horas. Su sistema de tracción (basado en los vehículos agrónomos) es independiente y tiene la capacidad de rastreo de rocas y cráteres de más 30 centímetros de altura o de profundidad.

El complejo tiene un peso de alrededor de 60 kilogramos y está hecho a base de aluminio de baja densidad. Al frente de su panel principal, está instalado su sistema de visión artificial, los “ojos” que le dan autonomía. En la parte posterior, se encuentra su sistema de excavación cuya potencia probada es de más de media tonelada en carga estática y más de 250 kilogramos en carga dinámica.

Este novedoso diseño de excavación incluso está en proceso de patente, y los universitarios refieren que podría emplearse en la minería real o en exploraciones arqueológicas.

EMBALAJE. Pero antes de realizar sus pruebas en el centro espacial, el robot tuvo que meterse a su caja. Ayer, ante cerca de una centena de universitarios, los desarrolladores del robot llevaron a cabo su despedida oficial, donde además explicaron el funcionamiento y proceso para desarrollar el robot.

Con un “Goya”, los alumnos dieron el primer impulso de la máquina, que se desplazó sobre una alfombra roja hasta su embalaje. Sus “ojos” estaban puestos en la imagen guía de la caja que lo dirigía.

El parsimonioso viaje se contuvo después de que las baterías de litio se descargaran. Resuelto el detalle, el LUNAMbotics, acorralado por las cámaras y los asistentes, subió por las rampas del cajón, se instaló y esperó su cuidadoso embalaje. Momentos más tarde, iniciaría su recorrido vía FedEx hasta Florida.

“Es un orgullo representar a México en la competencia”, apuntó Ingrid Ibarra, “esperamos el apoyo de los mexicanos y agradecemos que nos hayan acompañado en la despedida de nuestro robot, que es como nuestro pequeño, que ahora se va a su destino final: la NASA”.

La competencia tendrá lugar del 20 al 24 de mayo en el Centro Espacial Kennedy y podrá ser sintonizada en vivo a través de internet mediante el canal de la NASA en http://www.ustream.tv/nasaedge.

Fuente: La Crónica de Hoy

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

×