Colombia.- El Gobierno Nacional avanza en la actualización de contratos mineros expedidos hace más de dos décadas con el fin de mejorar las contribuciones de las empresas para el país.

A la actualización de la licencia de Cerro Matoso, se le ha sumado la de Minas Paz del Río, empresa que pertenece en su mayoría al grupo brasileño Votorantim.

El acuerdo, que se viene negociando desde el 2010, contempla que la empresa puede explotar carbón hasta el año 2039 siempre y cuando cumpla con las exigencias que el Estado ha fijado. Se espera que dentro de los próximos 27 años las operaciones de Paz del Río en Boyacá dejen a las arcas de la Nación más de $13 billones, entre regalías y contribuciones de la empresa.

La actualización de dos contratos que tiene la compañía para explotar carbón y hierro, firmados en 1989 y 1985 respectivamente, ha sido bien recibida por los empresarios, los gremios y el Gobierno.

César Díaz, presidente de la Cámara Colombiana de Minería, considera que con este acuerdo el Gobierno empieza a mostrar su interés por brindar estabilidad jurídica a las compañías extractoras. “Esta es una muy buena noticia para el sector del carbón minero del interior del país. Esto le permite a Paz del Río extender sus operaciones en el largo plazo, a su vez da tranquilidad a la región ya que hay varias personas que se benefician de la extracción de este mineral”.

Por su parte, la presidenta de la Agencia Nacional de Minería (ANM), María Constanza García, sostiene que con este acuerdo el Gobierno Nacional quiere demostrar que la tecnificación y la formalización son no solo necesarios sino también posibles para el avance de la minería. “Un claro ejemplo de ello es el acuerdo firmado con Minas Paz del Río, el cual beneficiará mucho más y de manera directa al departamento de Boyacá”.

Lo que contiene este arreglo en sí es que la empresa puede ampliar sus operaciones de producción. Para el contrato de explotación de carbón (070 de 1989), la empresa pasará de pagar el 10% sobre las regalías, al 19%.

Para ello, Minas Paz del Río debe hacer inversiones en tecnología que le permitan pasar de su actual producción de 200.000 toneladas, hasta 8 millones de toneladas.

Según afirma la ANM, este aumento se realizará progresivamente, es decir, la minera deberá invertir $2 billones en tecnología para pasar de su producción actual, a una de 2,5 millones de toneladas. El aumento en esta primera fase pasará del 10% en regalías, al 15%. Cuando se supere ese nivel de producción y hasta los 8 millones de toneladas, Paz del Río pasará de pagar el 15% al 19% en regalías.

En cuanto a los beneficios sociales y ambientales que esta actualización del contrato traerá para la zona de influencia de la mina, se establece que la compañía haga inversiones sociales en promedio al año del 1% sobre la utilidad operacional de la empresa. Hay que mencionar que esta contribución no puede ser menor a los $720 millones y se debe efectuar en los municipios de Socha, Socotá, Tasco y Paz del Río, en Boyacá.

Otra de las condiciones que tiene Paz del Río es que debe formalizar a más de 400 mineros de la zona, entre los que se incluyen trabajadores, dueños de las minas y terceros que estén incluidos en el encadenamiento productivo de la región.

Pero con esta nueva versión del contrato el Estado también aumenta sus facultades para hacer los controles pertinentes sobre la mina. Según Federico Renjifo, ministro de Minas y Energía, “el Gobierno Nacional, de la mano con la comunidad, le hará especial seguimiento al tema y velará por el cumplimiento de este acuerdo, de manera muy similar a como se planteó en el acuerdo de Cerro Matoso”.

Y es que con este arreglo se ampliarán las multas y sanciones que buscan proteger los recursos naturales y el medio ambiente, así mismo, las sanciones económicas en caso de incumplimiento se han aumentado.

Lo cierto es que esta negociación ha dejado satisfechas a todas las partes interesadas. Para Ricardo Gaviria, presidente de Minas Paz del Río, este acuerdo traerá beneficios para toda la Nación. “Queremos cambiar la forma de hacer minería en el interior del país y beneficiar a Colombia y especialmente a Boyacá con una minería sostenible”.

En cuanto al contrato 06 de 1985, que le permite a la empresa la explotación del mineral de hierro, el aumento en la repartición de regalías será de un 2% adicional al actual. Hay que mencionar que estas operaciones de extracción del hierro son llevadas a cabo por la empresa para posteriormente convertirlas en acero para su uso propio.

Minas Paz del Río actualmente registra una producción de mineral de hierro en Boyacá de cerca de 250.000 toneladas por año.

Otro de los aspectos positivos para el sector minero del país es que con esta negociación se destraba uno de los proyectos de infraestructura para el transporte más importante de la industria. La construcción del ferrocarril del Carare-Caribe se va a efectuar mediante una alianza público-privada en la que la compañía buscará dar soluciones para el movimiento de minerales desde el centro del país, hacia la Costa Norte.

“Para la construcción del ferrocarril del Carare, la autoridad minera ha entendido la necesidad de entregar soluciones de transporte que faciliten sacar del centro del país los minerales para su exportación”, indicó Díaz.

Gremios satisfechos con la imagen de estabilidad jurídica

Algo que venían pidiendo desde hace rato los gremios y los empresarios del sector es que el Gobierno Nacional empezara a mostrar una imagen de estabilidad para las compañías mineras. “Las inversiones que realizan estas empresas son a muy largo plazo y es necesario que las políticas entreguen seguridad a los empresarios para poder realizar sus inversiones sin asumir tantos riesgos”, dijo el presidente de la Cámara Colombiana de Minería, César Díaz. Lo cierto es que los que se verán más beneficiados luego de este arreglo son los exportadores del carbón del centro del país ya que se destrabó la construcción del ferrocarril del Carare-Caribe.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here