Como parte del sector energético, la producción de uranio en México, así como de otros minerales radioactivos, está reservado al Estado, situación que limita su desarrollo a pesar de que tienen detectados algunos lugares donde podría ser viable su extracción.

El interés del gobierno en la industria del uranio se refleja en que hoy las reservas del mineral en el país solamente alcanzan el nivel geológico de “anomalías”, es decir, puntos específicos donde se sabe que el recurso está y sólo se calcula su contenido.

De acuerdo con el informe de actividades 2006 a 2012 del Servicio Geológico Mexicano (SGM), en México se han detectado 49 localidades de uranio, de las cuales se reconoce que por el momento sólo una de ellas, no identificada por el organismo, sería susceptible a ser explotado económicamente en el corto plazo para reducir la importación en México, en referencia a Peña Blanca, Chihuahua.

Cabe recordar que en 1986 el gobierno del presidente Miguel de la Madrid decretó la extinción de Uranios de México (Uramex), paraestatal que desde inicios de la década se dedicó a explorar la existencia del material en el país.

Zonas documentadas

La evaluación de mayor detalle de Uramex, señala el SGM, se realizó en los proyectos La Coma, Nuevo León; Peña Blanca, Chihuahua; así como en Los Amoles, Sonora, con algunos estudios de menor detalle en Durango y Oaxaca.

De acuerdo con un estudio sobre los yacimientos minerales radioactivos en México y en el mundo, proporcionado por Janet Villarreal, del Centro de Geociencias de la UNAM, las principales compañías de producción de uranio son Rio Tinto, Camemo, Areva, Kazatomprom, ARMZ, BHP, Navoj, Uranium One, Paladin y General Atomics.

Como datos comparativos se tiene que mil toneladas de uranio producen la misma electricidad que 16 millones de toneladas de carbón, mismo que genera 33 millones de toneladas de bióxido de carbono, el principal gas que genera el efecto de invernadero. Además, el factor de costo de producción es más económico: el promedio para generar energía nuclear es de 1.76 dólares por kilowatt por hora (kWh); mientras que para el carbón es de 2.47 dólares por kWh y para gas es de 6.28 dólares kWh.

Hay potencial

El único estudio, y el más actual que se ha realizado en México, de acuerdo con expertos en materia de uranio, ha sido el del Centro de Geociencias de la UNAM, al que Excélsior tuvo acceso, y donde se da cuenta que existen reservas de entre 15 mil 571 y 22 mil 700 toneladas de uranio equivalentes, de las cuales sólo son sujetas a producción entre ocho mil 889 y 11 mil 491 toneladas.

Estas estimaciones no contemplan otras entre siete mil a diez mil toneladas que se encuentran en los depósitos de fosfato en Baja California, y que representan entre 30 y 50% de las reservas mencionadas.En contraste y conforme a reportes de la Organización Internacional de Energía Atómica, la producción mundial de uranio supera las 50 mil toneladas anuales, siendo Canadá, Australia, Kazajistán y varios países africanos, los principales productores, que todos sumados, arrojan reservas mundiales por 4.7 millones de toneladas, lo suficiente para generar la electricidad para los siguientes 85 años. Se dio poca producción en Peña Blanca, Chihuahua, pero era más exploratorio. De entrada no existe ninguna actividad de minería estratégica. De hecho, cuando una firma reporta haber encontrado uranio o plutonio, se tiene que cerrar por ser de uso exclusivo, y de ahí que no se informe”, dijo Gilles Levresse, investigador del Centro de Geociencias de la UNAM. Luego del problema en Fukushima, Japón, en 2010, el precio del uranio llegó al alcanzar un codiciado precio de 55 dólares por libra a finales del año pasado, su máximo histórico, pero el anuncio de Japón de que dejaría en diez años de generar su electricidad vía nuclear tumbó al uranio hasta un precio de 37 dólares por libra a mediados de septiembre, y va en descenso.

Laguna Verde, en paro total

Las dos unidades generadoras (reactores) de la Central Nuclear de Laguna Verde (CNLV) están “fuera de línea”, es decir, están detenidas por completo y no generan electricidad. Una de ellas por recambio programado de uranio y la otra por un desperfecto en los generadores diesel que alimentan al HPCS (High Pressure Cooling System), y que son prioritarios para la seguridad de la planta, según informes del interior de la planta.

El reactor 2, que el 10 de abril de 1995 recibió la licencia de operación comercial de parte de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas (CNSNS), es la unidad que está detenida por recambio de uranio, tal y como lo informó la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a Excélsior, el pasado sábado.Francisco Garfias, columnista de esta casa editorial, informó en su columna Arsenal del sábado pasado que había alerta en Laguna Verde porque “los motores que enfrían los reactores se quemaron hace como cinco días y apagaron toda la planta”.Esta información provocó la reacción inmediata de la CFE que, a manera de aclaración, informó que esa unidad, que ahora se sabe es la 2, no funcionaba desde hace 27 días, debido al reabastecimiento de uranio y que arrancará nuevamente su operación a mediados de octubre.

La CFE informó ayer por la tarde que los generadores diesel del reactor 1 están fuera de servicio, debido a una falla en el pistón de la redundancia tres del generador uno.Según datos de la CFE, por cada día que no funciona un reactor se deja de producir energía por un millón 200 mil dólares. Al no operar los dos, la cifra se eleva a dos millones 400 mil dólares cada 24 horas.

Más Información:

Informe de Rendición de Cuentas 2006-2012 Servicio Geológico Méxicano

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here