Minería en Línea, el portal de la minería

Venezuela expulsa a los pequeños mineros de oro mientras Maduro busca más ingresos

En la región minera venezolana de El Callao, un sinnúmero de pequeños mineros artesanales que antes vendían oro al gobierno han abandonado la zona en el último año porque los suministros locales accesibles se han agotado y el presidente Nicolás Maduro ha estado haciendo tratos con mineros más grandes, buscando más producción y más ingresos para el tesoro.

Las nacionalizaciones de 2011 expulsaron a los mineros privados y la producción de oro se estancó. Ahora, Maduro quiere aumentar la producción mediante la creación de “alianzas estratégicas” con empresas privadas seleccionadas, dijeron una docena de fuentes a Reuters. Estas alianzas están expulsando a los mineros informales en lugares como El Callao, en el sur del país, dijeron empresarios, funcionarios del gobierno y mineros.

“Buscan tener más oro. Es lo que el Estado (siempre) ha querido”, dijo Alexis Chauran, director de una asociación de molineros de oro en La Ramona, en el este de Venezuela, cerca de la frontera con Brasil.

El gobierno ha concedido a 12 empresas privadas permisos para construir 30 plantas de procesamiento, que utilizan equipos sofisticados para extraer la arena aurífera de las minas cercanas, dijeron las fuentes. La mayoría ya están en funcionamiento.

La medida se tomó después de que el gobierno, con problemas de liquidez, se viera obligado a vender parte de las reservas de oro del banco central, mientras las exportaciones de crudo se veían reducidas por las sanciones de Estados Unidos y la producción de petróleo de Venezuela caía.

Las reservas de lingotes de oro del banco se han reducido en 60 toneladas en cuatro años. Las reservas, equivalentes a 73 toneladas o 4,330 millones de dólares
están en su punto más bajo en cinco décadas, según los datos del sitio web del banco. El último presupuesto del gobierno estimó que los ingresos por regalías del oro de este año equivalían a 232 millones de dólares, 70 veces más que las proyecciones del oro de 2021, pero muy por detrás de los ingresos del petróleo.

Aun así, muchas de las nuevas plantas no logran procesar cantidades serias de oro, según varias fuentes, porque dependen del procesamiento inicial de los pequeños molineros.

“Las plantas son monstruosas y muchas se quedan sin material porque hay pocos molineros y sólo se procesan unas pocas toneladas”, dijo Vidal García, propietario de una mina en El Callao. “Antes había menos plantas y más mineros”.

Los ministerios de Minería y Comunicaciones y la Corporación Minera estatal no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Las autoridades no han revelado los términos de las alianzas ni los nombres de las empresas involucradas.

“Expulsión a la fuerza”

No hay datos oficiales del gobierno, pero el Consejo Mundial del Oro estimó que la producción minera de oro de Venezuela en 2021 fue de sólo 35 toneladas. La mayor parte procedía de pequeños mineros “salvajes”, que a menudo trabajan en condiciones peligrosas.

El gobierno de Maduro compró oro a los mineros artesanales durante años, vendiéndolo a sus aliados para obtener alimentos y divisas, según reveló una investigación de Reuters en 2019. Ahora están siendo apartados.

En el último año, los mineros artesanales se han visto afectados por la escasez de combustible y la escasez de mercurio que se utiliza para extraer el oro, pero que las ONG han vinculado con suministros de agua contaminados y daños ambientales. Muchos también han acusado a los funcionarios del gobierno de extorsión y se han quejado de la violencia ejercida por los grupos armados ilegales, según fuentes y ONG relacionadas con las minas. Además, los suministros más accesibles de oro en superficie se han agotado.

“El oro de superficie se está agotando en algunas zonas”, dijo una fuente del sector.

Algunos mineros informales han sido desplazados por empresas privadas.

Chauran dijo que varios mineros ya han llegado a su zona tras ser desplazados de otras partes del estado de Bolívar.

En otros lugares, algunos han dicho que la corporación minera estatal está presionando a algunos mineros para que trabajen con los socios del gobierno, aunque los términos contractuales no están claros.

Diomar Pérez, comerciante de oro en El Callao, dijo que solía comprar 200 gramos al día a los mineros artesanales. Ahora sólo compra 10 gramos.

“El oro ya no llega a estas partes”.

Reuters

Comments

comments

Deja un comentario