Minería en Línea, el portal de la minería

Los inversores de oro se enfrentan a los lingotes procedentes de la deslustrada Rusia

Algunos inversores quieren sacar el oro ruso de sus libros, pero no es tan fácil de eliminar.

La prohibición de facto de los lingotes rusos acuñados tras la invasión de Ucrania por parte de Moscú -instigada por el mercado londinense a principios de marzo- no se aplica a los cientos de toneladas de oro que han permanecido en las cámaras acorazadas comerciales desde antes de que comenzara el conflicto.

Lee: Polymetal estudia vender sus activos en Rusia

Los gestores de fondos que quieran vender el metal para evitar el creciente riesgo de reputación que supone tener activos vinculados a Rusia en sus carteras podrían desencadenar una costosa carrera para sustituirlo por oro no ruso, según banqueros e inversores.

“Esto sólo serviría para perjudicar a los inversores. No perjudica al régimen (ruso)”, dijo Christopher Mellor de Invesco, cuyo fondo tiene unas 265 toneladas de oro, 35 de ellas producidas en Rusia, con un valor de mercado de unos 2,000 millones de dólares.

El dilema al que se enfrentan los inversores refleja el peso de Rusia en el comercio mundial de lingotes y su centro, el mercado de Londres, donde el oro, por valor de unos 50,000 millones de dólares, cambia de manos a diario en operaciones privadas.

Una rápida venta de oro de Rusia, uno de los tres principales proveedores, podría perturbar ese comercio al socavar el principio de que todos los lingotes en el sistema de comercio de Londres son intercambiables, independientemente de su origen, según tres altos banqueros de los principales bancos de comercio de oro.

Para reforzar el mercado, dos de los banqueros dijeron a Reuters que se pusieron en contacto con clientes y bancos rivales para decirles que no se desharían de los lingotes rusos acuñados antes de la guerra.

Lee: El oro se encamina a mejor trimestre de los últimos seis por guerra Rusia-Ucrania

Los banqueros dijeron que aconsejaron a sus clientes y a otros operadores que hicieran lo mismo. Se negaron a ser nombrados debido a la naturaleza confidencial de las conversaciones.

“Me esforcé en llamar a los clientes. Les dije que si exigían el cambio de su metal ruso, se crearían un problema. No querrás crear una confusión”, dijo uno de ellos.

Dijo que su teléfono se llenó de llamadas después de que la Asociación del Mercado de Lingotes de Londres (LBMA), organismo comercial que establece las normas del mercado, eliminara el 7 de marzo a todas las refinerías rusas de su lista de acreditados, lo que significaba que sus lingotes recién acuñados ya no podían negociarse en Londres ni en la bolsa COMEX de Nueva York, el mayor centro de negociación de futuros del oro.

“Había una confusión total. Los fondos decían que no querían tener lingotes rusos en sus carteras”, dijo el banquero.

El Banco de Inglaterra

Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero en lo que ha llamado una “operación militar especial” destinada a desmilitarizar Ucrania y a expulsar a los nacionalistas peligrosos. Kiev y Occidente lo califican de pretexto infundado para una agresiva apropiación de tierras.

El Banco de Inglaterra, que gestiona la mayor cámara acorazada de oro de Gran Bretaña, dijo que consideraba que los lingotes de oro rusos fabricados antes del conflicto en Ucrania eran aptos para el comercio porque todavía están en la lista acreditada de la LBMA, conocida como Good Delivery List.

“En lo que respecta al Banco de Inglaterra, cualquier oro refinado ruso producido después del 8 de marzo no es London Good Delivery. Los lingotes producidos antes de esa fecha siguen siendo aceptables, y así se lo dijimos a todos nuestros clientes. Esto es sólo un hecho, así que no tenemos ningún comentario al respecto”, dijo el Banco de Inglaterra en un comunicado enviado por correo electrónico.

Para recalcar que el oro ruso anterior a la invasión debía recibir el mismo trato que el oro de otros lugares, algunos bancos dijeron a los clientes para los que almacenaban oro que tendrían que pagar más para descargar los lingotes rusos porque se incumplirían sus contratos existentes, dijeron los dos banqueros, un tercer banquero y dos fondos de inversión propietarios de oro.

Las conversaciones de los banqueros con sus clientes y rivales, de las que no se había informado anteriormente, ponen de manifiesto el papel que desempeñan un puñado de actores en el mercado del oro de Londres, donde las operaciones se realizan en acuerdos bilaterales.

Doce bancos dominan la negociación en el mercado londinense del oro y cuatro de ellos -JPMorgan, HSBC, ICBC Standard Bank y UBS- gestionan cámaras acorazadas. Cualquiera que comercie con lingotes de oro recurre a sus servicios, directa o indirectamente, para liquidar las operaciones.

JPMorgan, HSBC, ICBC Standard y UBS declinaron hacer comentarios cuando se les preguntó cómo habían gestionado las solicitudes de los inversores para vender sus tenencias de oro ruso.

La LBMA, formada por refinadores de oro, comerciantes y bancos, no es un organismo regulador y depende de los participantes en el mercado para cumplir sus normas.

Sin embargo, la gran cantidad de oro ruso en el mercado londinense y el estatus de paria que está adquiriendo Rusia tras la invasión de Ucrania ponen a los bancos en una situación difícil, según abogados y expertos del mercado.

“Creo que se está viendo a la comunidad bancaria intentando navegar por una situación muy compleja”, dijo Peter Hahn, profesor emérito del London Institute of Banking & Finance.

“La Autoridad de Conducta Financiera (FCA) debería cuestionar la práctica para entender si las acciones fueron, en general, en beneficio de los participantes del mercado… y si la práctica fue transparente para los participantes del mercado”.

La FCA es el regulador británico responsable de supervisar a los bancos cuando negocian productos o instrumentos financieros en el mercado del oro de Londres. No quiso hacer comentarios.

Un portavoz de la LBMA dijo que la asociación era consciente “anecdóticamente” de que algunos propietarios y comerciantes de oro ruso han querido cambiarlo o no negociar con oro ruso en el futuro.

Preguntado por la opinión de la LBMA al respecto, el portavoz dijo que “mantiene una postura neutral siempre que el funcionamiento eficiente del mercado no se vea afectado”.

El portavoz declinó hacer comentarios sobre los esfuerzos de los banqueros para evitar una venta de oro ruso. Dijo que la LBMA “no distingue entre diferentes tipos de oro de buena entrega”.

Pérdidas potenciales

Las acciones de los banqueros parecen haber funcionado.

Los lingotes de oro de buena entrega acuñados en Rusia antes de la invasión no han cotizado con descuento respecto al resto del mercado, según los operadores. Los grandes inversores -incluidos algunos fondos cotizados (ETF) con oro ruso por valor de más de 1.000 millones de dólares- no parecen haber vendido.

“Nuestros ETFs no son capaces de sacar todos los metales rusos de sus libros a corto plazo”, dijo un portavoz de Zürcher Kantonalbank.

“Las posibles pérdidas no serían compatibles con nuestro deber fiduciario hacia nuestros clientes y su venta no es posible actualmente debido a la situación actual”.

El stock actual de la ETF del Zürcher Kantonalbank, de unas 160 toneladas de oro, procede principalmente de las refinerías suizas y la proporción de oro ruso es insignificante, según el portavoz.

Una retirada rápida y generalizada del oro ruso de las carteras de los inversores podría hacer que su precio bajara entre 1 y 40 dólares la onza en comparación con el oro no ruso, según explican personas del sector.

Al menos 12,000 millones de dólares de oro ruso están almacenados en bóvedas de Londres, Nueva York y Zúrich, según un análisis de Reuters de los datos de 11 grandes fondos de inversión. Es probable que la cantidad total sea mucho mayor, pero no hay cifras disponibles públicamente para cuantificarla.

Si el oro ruso cotizara con un descuento de 5 dólares la onza, el coste para los fondos de la sustitución de 12.000 millones de dólares de metal sería de unos 34 millones de dólares.

Un análisis de Reuters de los datos de inversión muestra que la cuota de oro ruso en ocho grandes ETFs aumentó hasta el 7% de media a mediados de julio desde el 6,5% de mediados de marzo.

Algunos participantes en el mercado del oro han seguido vendiendo sus participaciones rusas, pero han tendido a tener menos que descargar.

La Royal Mint británica, por ejemplo, dijo que tenía lingotes rusos por valor de unos 40 millones de dólares en su ETF y se deshizo de ellos a mediados de marzo.

Otros están tratando de reducir sus tenencias rusas con el tiempo, pidiendo a los bancos que almacenan su oro que reduzcan gradualmente su asignación o negándose a aceptar lingotes de oro rusos en nuevas entregas.

El gestor de activos Abrdn dijo que había pedido a su banco que redujera sus tenencias rusas. A mediados de marzo, el oro ruso representaba el 10% de las aproximadamente 45 toneladas de su ETF Aberdeen Standard. A mediados de julio, esa proporción había caído al 9,8%.

Los que buscan una salida más rápida, mientras tanto, se han quedado en un aprieto.

“Todos tienen el mismo problema. Todo el mundo quiere resolverlo, pero nadie sabe cómo”, dijo una fuente de un importante fondo de inversión.

Reuters

Comments

comments

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.