El oro reanudó su declive desde el máximo de cinco meses tocado a mediados de abril, entregando las ganancias generadas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció una rebaja de impuestos sin financiación, provocando la caída de las acciones y los rendimientos de los bonos del Tesoro.

A las 1223 GMT, el oro al contado cedía un 0.4%, a US$ 1,263.26 la onza, mientras los futuros del metal dorado en Estados Unidos operaban planos, a US$ 1,264.70.

El lingote ha caído un 1.6% esta semana, continuando su declive desde el máximo de US$ 1,295.42 alcanzado el 17 de abril.

“Está atravesando una fase de corrección”, dijo Ole Hansen, director de estrategia de materias primas de Saxo Bank, agregando que están desvaneciéndose varios factores que hicieron subir los precios del oro.

“Hemos visto una fuerte subida de las acciones y un nuevo alza de los rendimientos de los bonos estadounidenses, y casi no ha pasado un día en que no se hable de Corea del Norte”, indicó.

Los inversores suelen recurrir al lingote como un refugio ante la incertidumbre política, mientras que un alza de los precios de las acciones y un mayor retorno de los bonos aumentan el costo de oportunidad de tener lingotes, que no devengan intereses.

Los precios se vieron respaldados por la demanda física, con datos que indicaron que las exportaciones suizas de oro a Hong Kong, China e India crecieron en marzo, mientras que la producción china bajó en el primer trimestre.

No obstante, el consumo en China e India suele descender en el segundo trimestre, dijo Jonathan Butler, analista de Mitsubishi, aumentando la presión sobre los precios del oro.

Entre otros metales, la plata cedía un 0.4%, a US$ 17.39 la onza, tras tocar en la sesión previa los US$ 17.28, su mínimo en más de un mes. El platino y el paladio perdían ambos un 0.2%, a US$ 944.70 la onza y US$ 806.53 la onza.

Reuters

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here