España.- Las minas de interior en Ariño y a cielo abierto en Estercuel podrán optar en las próximas semanas a una nueva convocatoria de ayudas, dotada con 25 millones de euros, que el Consejo de Ministros ha aprobado este viernes para financiar parte de los costes asociados a la rehabilitación del medioambiente.

El Ministerio de Energía ha informado de que las ayudas, “compatibles con la normativa europea”, están “destinadas a cubrir los costes excepcionales derivados de la clausura de las explotaciones mineras”, así como a “paliar los efectos medioambientales” provocados por “el cese de la actividad minera”, de lo que se deduce que sólo podrán acogerse las empresas que decidan poner fin a las explotaciones.

La mina subterránea de Ariño, explotada por Samca con unos 80 trabajadores, tiene previsto poner fin a la extracción de carbón el 31 de diciembre de este año. La mina a cielo abierto de Estercuel también está acogida al Plan de Cierre, pero la Compañía General Minera de Teruel no tiene previsto detener la actividad.

Los requisitos para acceder a estos fondos se conocerán con el anuncio de la convocatoria por parte del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras (IRMC), que este viernes ha recibido la autorización del Consejo de Ministros.

“Esto no palia nada”

El responsable de minería de Comisiones Obreras en Teruel, Antonio Montoyo, interpreta esta convocatoria de ayudas como un nuevo paso del Gobierno central hacia el “cierre definitivo” de las minas. Critica que en el Ejecutivo “no quieren negociar nada” y recuerda que “han pasado ya 17 meses desde la última vez que convocaron la Comisión de Seguimiento” del Plan del Carbón.

Montoyo admite que a las empresas privadas “que van a cerrar” les viene “muy bien” este dinero, pero señala que “esto no palia nada” la crisis “total” por la que pasa un sector que “quema muy poco carbón nacional respecto a lo que viene de fuera”.

El representante de CCOO lamenta que no se haya apostado por “un cierre ordenado” que sea “lo menos traumático posible para los trabajadores”. Por todo esto, describe como “penosa” la situación de las zonas mineras de España: “Se nos está dejando morir por inanición. Al final, como no lleguemos a un acuerdo, desaparecerá todo, y las comarcas también, porque aquí no hay nada más que carbón”.

 

 

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here