Chile.- Mientras en la minería la producción podría crecer hasta 4%, el sector bancario apuesta a una expansión con techo de 4,5%.

El esperado fin del ajuste

El 2017 sería el año en el que la minería finalmente dejaría atrás las cifras en rojo. Según la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), la contracción en torno a un 3% en 2016 sería seguida por un incremento de la actividad sectorial de alrededor de un 3,5%-4% el año próximo. Basado en una producción de cobre que podría registrar alrededor de 5,8 millones de toneladas, Alvaro Merino, gerente de Estudios de Sonami, planteó que “tendremos una recuperación en el sentido que alcanzaremos un nivel de producción similar al del año 2015”, explicando que esto se debe en gran medida a “la mayor producción del principal yacimiento de cobre en Chile, como es Escondida, que en el año 2017 estará operando a plena capacidad, con tres plantas concentradoras”. Además, Merino afirmó que para el presente año una mayor capacidad de las minas Antucoya, Collahuasi y Caserones permitirá “amortiguar en parte” la caída en la producción de los yacimientos de La Escondida y Los Bronces, además de El Abra y el cierre de Michilla.

El propio ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, estaría apostando al fin de la contracción de este relevante actor del crecimiento económico nacional, señalando que el ajuste de inversión y de producción de esta industria “ha sido mucho más largo y profundo que lo que cualquiera hubiera esperado. Espero que eso esté llegando a su fin”.

Agro seguirá creciendo

Uno de los sectores que empujarían al alza el PIB 2017 será el agro. Según adelantaron desde la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), el alza será más bien moderada, ya que alcanzaría un avance cercano a un 3%. “Una mejor temporada de vendimia explicaría tres cuartas partes del crecimiento global del sector”, ahondó Ema Budinich, gerenta de Estudios del gremio empresarial, explicando que precisamente el rubro frutícola crecería alrededor de 3% el próximo año.

Con todo, Budinich adelantó un crecimiento “dispar” entre las divisiones del sector, planteando que se espera una caída en cultivos anuales, “debido a menores superficies de siembra como consecuencia de la caída de precios internacionales”. Asimismo, para el sector pecuario no anticipan una recuperación, en tanto que el rubro forestal podría tener un leve repunte gracias a un mayor precio a nivel global.

Con todo, parte importante del riesgo asociado a la evolución del sector en el corto plazo tiene que ver con la reforma al Código de Aguas, que actualmente se encuentra en el Senado, cambio normativo que ha levantado la incertidumbre del sector. Por otra parte, y tal como han destacado variados analistas, el tipo de cambio jugará un rol esencial para la mayor competitividad de este rubro.

Las fichas al consumo

Después de lograr un crecimiento mayor al esperado durante 2016, elevando las ventas del comercio hasta un aproximado de 3,6%, la Cámara del Comercio de Santiago (CCS) proyectó un aumento del PIB del sector en un 3,4% para 2017. De acuerdo a un informe elaborado por George Lever, director del Centro de Economía Digital de la CCS, “los indicadores disponibles auguran que la tendencia en el consumo de los hogares seguiría avanzando lento”.

En este sentido, Lever apuntó a una moderación del crecimiento de los bienes durables, pasando desde un punto cercano al 6,6% en 2016 a un 5% en 2017. Además, el experto aseguró que existe un riesgo asociado a una apreciación más relevante del dólar, lo que aumenta los costos de importación del sector. También agregó que las tasas de interés internacionales podrían subir “en el contexto de la nueva administración que asume en Estados Unidos”. En tanto, los bienes de consumo habitual compensarían en parte este menor dinamismo, creciendo un 2,7% frente al 2,4% del presente año. Estas proyecciones se basan en un aumento del PIB nacional de un 2,3% el próximo año, que en parte adelanta el fin del ajuste en la inversión, además de un incremento de la masa salarial promedio 0,5 punto porcentual sobre el de 2015 (2,6%).

Otro año estancado

La construcción es el sector que peores perspectivas tiene para el próximo año, basado en el desplome de las ventas de viviendas privadas y un estancamiento en la inversión. En el primer caso, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) adelanta una contracción de en torno a un 35% en 2016, un ajuste de proporciones después del fuerte boom que significó el adelantamiento de compra de viviendas ante la introducción del pago del IVA en la venta habitual de bienes raíces, según se estableció en la reforma tributaria. Así, quedarían atrás los incrementos de 45% y 40% observados en las ventas del tercer y cuarto trimestre de 2015, sin perspectivas de una recuperación en 2017.

En este sentido, Javier Hurtado, gerente de Estudios de la CChC, confirmó que este y el próximo año esperan un crecimiento sectorial nulo, lo que también se ve reflejado en la encuesta de expectativas de Icare y la UAI, donde la construcción alcanza 20 puntos menos que el promedio del empresariado. Por el lado de la inversión, el indicador de la autorización de permisos de edificación de obras nuevas (habitacional y no habitacional) viene mostrando variaciones negativas sobre los dos dígitos desde abril de 2016. La próxima semana el gremio entregará su informe Mach, donde actualizará sus proyecciones a futuro.

A la cabeza del crecimiento

Hasta un rango 3,5%-4,5% podría crecer el sector banquero durante 2017, siendo la actividad que mejores pronósticos tiene en el país, en un contexto de dinamismo alicaído generalizado.

Pese a esto, el gerente de Estudios de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), Luis Opazo, quien calificó el avance como “moderado”, explicó que este incremento de las colocaciones del sector viene condicionado al crecimiento del PIB a nivel país. En ese sentido, se estima que el escenario más probable es un alza de 2% del Producto en 2017 (de acuerdo a la encuesta de expectativas económicas del Banco Central), lo que permitiría el rango de 3,5%-4,5%, mientras que una variación del PIB en 1,75% el próximo año sólo daría para alcanzar el piso de la proyección del sector (3,5%).

De acuerdo con la visión del gerente de Estudios, este escenario considera una contracción de los créditos comerciales asociados a rubros más cíclicos -como son el comercio, la construcción, la industria manufacturera y los servicios financieros-, una baja de los créditos de consumo de clientes de menores ingresos y una caída de los créditos hipotecarios sobre viviendas de alto valor.

En tanto, la Abif señaló que los indicadores de riesgo se mostraban estables hacia adelante.

Leve alza de la producción

“Los datos del Imacec de la última semana han llevado las proyecciones a un escenario más pesimista que el que se manejaba como base hace pocas semanas”, fue parte del análisis que realizó Marco Antonio González, gerente de Políticas Públicas y Desarrollo de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), quien indicó que se espera que la producción industrial crezca en torno a un 1% en 2017. Este pronóstico considera una expansión del PIB total de entre 1,5% y 2% el siguiente ejercicio, lo que implica que es uno de dos sectores que se ubicarían bajo el crecimiento nacional.

Entre los factores que permiten al gremio sostener sus perspectivas se encuentra la evolución de los proyectos del sector de infraestructura que se están ejecutando y que al primer semestre crecen por sobre el 40% respecto de diciembre de 2015. En tanto, González señaló que “esperamos que el sector exportador se vea impulsado con una evolución favorable del tipo de cambio en la segunda parte del año, una vez que la Reserva Federal de Estados Unidos concrete el alza de la tasa de interés”. Al contrario, el experto advirtió que “hay factores estructurales que han mostrado un pésimo comportamiento, como el ahorro y la inversión, donde la magnitud de las consecuencias negativas para la economía es aún difícil de dimensionar”.

La Tercera

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here