México.- La actividad industrial del país agudizó su caída durante agosto al contraerse 0.8% a tasa anual desestacionalizada, golpeada por las contracciones del sector de minería y construcción, y la desaceleración en la rama de energía e industrias manufactureras, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Cabe recordar que este indicador venía de una caída de 0.1% en julio y desde febrero de este año no ha logrado alcanzar crecimientos arriba de 1 por ciento.

Por componentes, la minería acumula 27 meses en contracción, al registrar una caída de 8%, la más pronunciada desde abril del 2015, cuando bajó 8.2 por ciento. Su última cifra positiva fue en marzo del 2014, cuando creció 1.1 por ciento.

En el interior de minería, la extracción de petróleo y gas cayó 6.3%; minerales metálicos y no metálicos excepto petróleo y gas cayeron 6.7, y servicios relacionados con la minería se contrajeron 29.9 por ciento.

El especialista de Banorte Ixe, Alejandro Cervantes, opinó que “la producción minera se redujo dada la caída en la plataforma de producción petrolera. Con ello, el sector minero suma dos años consecutivos en contracción”.

Para el analista de Invex, Joan Enric Domene, la contracción en minería continuará.“Los bajos precios petroleros y los ajustes a Pemex lastrarán el sector minero por algún tiempo”.

De acuerdo con la Cámara Minera de México, el sector enfrentó durante el 2015 uno de los peores años de su historia, representando 8.8% del PIB industrial anual, con un crecimiento en su producción de 1.7 por ciento.

Por otro lado, el sector de construcción fue la otra rama de la actividad industrial que pronunció su contracción en agosto, pues cayó 1.3%, afectada por quinto mes consecutivo por la construcción de obras de ingeniería civil, rama que cayó 19.5%, su baja más pronunciada desde noviembre de 1995, cuando se contrajo 22.3 por ciento. En su interior, los trabajos especializados para la construcción crecieron 11.4%, mientras que la edificación creció 3.2 por ciento.

“El poco nivel de inversión en obra civil y pesada le ha significado una merma a toda la rama, al minimizar la reciente solidez en edificación, en línea con el recorte al gasto público”, explicó el analista Luis Armando Jaramillo, de Scotiabank.

En tanto, el sector de la distribución de electricidad, agua y gas, desaceleró de un crecimiento de 5.4% en julio a uno de 2.9% en agosto. Mientras, la industria manufacturera (que compone el 58.5% de la actividad industrial) desaceleró 0.6 puntos en agosto, al crecer 1.2 por ciento.

“Esperamos que en adelante, continúe el deterioro industrial. El año pasado inició de manera observable la desaceleración, por lo que si bien es posible que en el 2017 la base de comparación lo favorezca, no significa que se recuperará de manera importante”, concluyó Mariana Ramírez, analista de Ve por Más.

El Economista

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here