La criminalidad en la minería se baja cuando se trabaja con las comunidades y cuando la Policía Federal conoce cómo es esta industria y este negocio”, me dice muy seguro Raúl García Reimbert, experto del sector minero.

La Gendarmería de la Policía Federal logró una alianza con la Secretaría de Economía y la Cámara Minera Mexicana (Camimex) para hacer algo inédito y efectivo: capacitar a los policías como una estrategia para bajar los índices de inseguridad y prevenir incidentes.

Hasta ahora se han realizado tres cursos de 40 horas cada uno y hay unos 150 policías especializados en temas mineros. “Es una industria desconocida, y no se puede actuar sobre lo que no se conoce”, agregaGarcía Reimbert como una bocanada de sentido común que sería muy importante que se replicara en otras industrias.

Hace unas semanas, la CanCham, que agrupa a las empresas canadienses en el país (en su mayoría mineras), afirmaba que muchos socios invierten hasta 2 por ciento de sus ganancias en aumentar las medidas de seguridad. Hoy casi 20 por ciento de las minas en el país son canadienses.

Según el último informe anual de la Camimex, en el Índice de Seguridad, Portugal subió 15 lugares para situarse como el destino número uno del mundo. Chile se ubicó en el lugar 46 y México avanzó nueve posiciones respecto al puesto 95 en 2015. Sin duda, este es un factor que desincentiva la inversión en una industria que genera 4 por ciento del PIB y es el cuarto generador de divisas.

Los capacitadores son empresarios mineros, miembros de la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México y proveedores del sector. El plan de estudio lo desarrolló el propio García Reimbert y fue “afinado” por Enrique Galindo Ceballos, comisionado general de la Policía Federal.

“El examen final es una visita a una mina y esta capacitación mejora sus puntajes en el currículo de los policías y (más que nada) lograron que la incidencia del crimen en las mineras realmente esté bajando”, afirmaGarcía Reimbert.

Además, por primera vez existe, gracias a esta labor, un mapa de incidencias nacional que indica los lugares con mayor riesgo (Zacatecas, Sinaloa, Sonora y Durango, etcétera) y en dónde bajan los robos (en minas y carreteras), así como dónde han bajado los secuestros, como es el caso de Guerrero, según datos de la Camimex.

“Los encargados de las minas, como la policía, tienen un contacto mucho más directo, un entendimiento mayor de las necesidades y así solo se reportan unas 10 consultas al mes. La situación realmente está cambiando”, agrega el asesor.

Dossierpolitico.com

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here