Mientras que los inversionistas de materias primas todavía buscan la manera de salir de un bache histórico, en Japón ya está apuntando hacia el próximo boom.

Según Bloomberg, el año que viene un grupo de empresas japonesas y agencias gubernamentales iniciarán la extracción de minerales en un lugar a 1,000 millas al suroeste de Tokio – y una milla por debajo de la superficie del océano. Será la primera prueba a gran escala para saber si depósitos de sedimentos minerales pueden ser extraídos comercialmente del fondo del mar.

El proyecto es bastante atrevido. El fondo marino es el hogar de depósitos de valor incalculable de minerales como el oro, el cobre y el cobalto. Y gracias a las nuevas tecnologías, pronto podrían ser explotables. Eso es potencialmente una buena noticia para los mineros y los especuladores de materias primas. Pero plantea algunos retos alarmantes para el medio marino – y las economías que dependen de ella.

Por lo menos ya en los años 1960, los científicos sabían que ricos depósitos de minerales se podían encontrar en los nódulos metálicos esparcidos como piedras a través de los fondos marinos. En 1977, los investigadores descubrieron chimeneas hidrotermales en el suelo marino, junto con algunos de los yacimientos más ricos del mundo. En ambos casos, sin embargo, los alicaídos precios de materias primas y los altos costos de extracción condenaron los esfuerzos de explotación.

China cambió todo. A medida que su economía repuntó a principios de esta década, y la demanda de materias primas subió, la búsqueda de fuentes alternativas de materias primas ganó vapor. Los escasos recursos de Japón resucitaron su interés en la minería de fondo marino.

China comenzó a desarrollar sus propias capacidades de minería submarina, que incluye una propuesta de asociación con India. Entre 1984 y 2011, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA) – que supervisa la minería submarina en virtud de una convención de las Naciones Unidas – emitió sólo seis permisos de exploración. Desde el 2011, se ha emitido 21 permisos, que cubren cerca de 400,000 millas cuadradas de fondo del océano que podría ser explotados.

La exploración no es perjudicial para el medio ambiente. Pero la minería en fondos marinos lo será. Por un lado, se requiere cosechadoras bajo el agua que van a extraer esas valiosas rocas – y cualquier organismos o hábitats que se interponen en el camino. Algunos se recuperarán, pero otros nunca:

Los nódulos, que soportan una gran cantidad de organismos, requieren millones de años en formarse. Lo que es peor, las cosechadoras generarán enormes nubes de sedimento que podrían propagarse a través de vastas áreas del fondo marino, lo que podría devastar los corales y esponjas.

Estas alteraciones podrían incluso rebotar a través de la cadena alimentaria acuática. El año pasado, Nueva Zelanda negó un permiso para la explotación del fondo marino frente a sus costas después de que la industria de mariscos argumentó que se podrían depositar cada año 45 millones de toneladas de sedimentos en sus lugares de pesca – que ayudan a alimentar a la gente en todo el mundo.

El fondo del mar también juega un papel crucial en la regulación del clima, al servir como un sumidero gigante de carbono. Cualquier cosa que se agite el fondo del mar tiene el potencial de perturbar hasta que se hunda – con consecuencias impredecibles. Craig Smith, oceanógrafo de la Universidad de Hawai, recientemente especuló que la explotación minera “tendrá probablemente la mayor huella de cualquier actividad humana en el planeta.”

La palabra clave aquí es “probablemente”. Como Smith y otros señalan, el conocimiento científico del fondo marino es escaso. Eso ha comenzado a cambiar a medida que los reguladores y las empresas mineras patrocinan investigaciones ambientales. Pero la investigación se está moviendo lentamente a la luz de lo que parece ser una fiebre del oro que se avecina.

Afortunadamente, la ISA aún no ha emitido su primer permiso para realmente explotar una mina. De hecho, sólo se emitió el primer borrador de sus regulaciones mineras el mes pasado, y que probablemente va a ser objeto de revisiones por años. Pero la ISA sólo puede adjudicar las solicitudes en aguas internacionales. Los proyectos territoriales, como los de Japón, procederán de acuerdo a la legislación local, independientemente de los métodos utilizados, o sus efectos potenciales sobre la pesca.

Eso hace aún más urgentes los direccionamientos sobre el medio ambiente. La ISA debería establecer una moratoria sobre nuevos permisos de exploración hasta que se elabore una forma confiable para proteger los hábitats y especies vulnerables de la minería.

La ampliación del concepto de áreas marinas protegidas – que se utilizan para preservar los ecosistemas sensibles – a partes del fondo marino internacional que aún no han sido autorizados para la exploración, también ayudaría.

Tales limitaciones no serán del agrado de todos. Pero a medida que esta nueva fiebre del oro se acelera, que podría ofrecer la oportunidad de conservar algo de lo que se perdió en la carrera.

Bloomberg

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here