Tras un comienzo de año estelar puede que el oro tenga que enfrentarse a la hora de la verdad ya que la probabilidad de una subida de tipos triple por parte de la Reserva Federal para finales del 2017 deja poco margen para un nuevo avance del metal precioso desde un máximo de dos años, según Pictet Wealth Management.

Con el dólar en una trayectoria alcista a largo plazo, no es probable que el lingote vaya a romper la barrera de US$ 1,430, y se podría estabilizar entre los US$ 1,250 y los US$ 1,300, dijo Luc Luyet, analista de estrategia de divisas del negocio de gestión de patrimonios de Pictet Group, la cual gestionaba 401,000 millones de euros (US$ 447,000 millones) a fecha de 31 de diciembre.

Si bien las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos podrían impulsar ciertas alzas, éstas serán temporales, puntualizó Luyet, afincado en Ginebra, en una entrevista.

“El oro ya se encuentra a un nivel bastante alto”, manifestó Luyet, de 42 años de edad, que comenzó a trabajar en Pictet en el 2015 y tiene una experiencia de cuatro años cubriendo divisas y metales preciosos. “La economía estadounidense se mantendrá relativamente robusta, podríamos esperar un crecimiento del 2% en el 2017, y por tanto prevemos que la Fed continuará su ciclo de ajuste monetario”.

El oro subió un 27% en lo que va de año, impulsado por un clima de tipos de interés bajos en Estados Unidos, tasas negativas en Japón y partes de Europa, y la demanda de activos refugio por el referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido. El pronóstico de Luyet refleja un temor a que no haya demasiado margen para las alzas, mientras que Michael McCarthy, director de estrategia de CMC Markets en Sídney, ha dicho esta semana que los precios podrían caer ante la menor preocupación por Europa y los indicios de fortaleza en Estados Unidos.

Subida de tipos.

“Aún esperamos que los datos mejoren en el tercer trimestre y esto debería permitir a la Fed subir los tipos en diciembre”, dijo Luyet, que recomienda mantener una posición neutral para el oro. “Esto apoyará unas tasas reales y por lo tanto debería impactar en el oro negativamente”.

El oro al contado se negociaba a US$ 1,352.26 la onza a las 6:29 hora de Londres, tras registrar subidas trimestrales consecutivas en el primer semestre y luego de un avance del 2.2% el mes pasado. El metal amarillo ha caído desde un pico de US$ 1,375.34 en julio, el nivel más alto desde marzo de 2014, tras la publicación de unos datos de empleo en Estados Unidos mejores de lo previsto.

La probabilidad de una subida de tipos por parte de la Fed en diciembre es ahora del 45%, frente a tan solo el 12% a principios de julio, según muestran los futuros de fondos de la Fed. Tras la publicación de las cifras de nóminas en Estados Unidos el 5 de agosto, Mohamed El-Erian, de Allianz SE, dijo que los inversores en bonos estaban subestimando la probabilidad de una subida de tipos por parte de la Fed el próximo mes. Por su parte, Goldman Sachs Group dijo que ve una probabilidad del 75% de un incremento para finales de año.

Reuters

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here