México.- Las acereras del País denunciaron ayer que trabajan al 60 por ciento de su capacidad y que ya han recortado en un año 8 mil empleos directos. De acuerdo con la Cámara Nacional del Hierro y del Acero (Canacero), a inicios del 2015 las acereras contaban con 111 mil puestos, cifra que se redujo a 104 mil en lo que va del año.

Guillermo Vogel, presidente del organismo, exigió que el arancel para frenar las importaciones desleales cubra a todos los aceros y no sólo a las 97 fracciones arancelarias de cinco productos de acero que actualmente tiene.

La Secretaría de Economía publicó ayer un refrendo del arancel del 15 por ciento de seis meses sobre las importaciones de lámina rolada en frío y caliente, planchón, alambrón y placa provenientes de países con los que México no tiene tratados de libre comercio.

“Para nosotros es más importante que se extienda la cobertura más que elevar (el porcentaje) del arancel”, dijo Vogel.

Víctor Cairo, director ejecutivo de ArcelorMittal en México, empresa que despidió a más de 2 mil empleados y opera al 60 por ciento de su capacidad en Michoacán, señaló que debería extenderse el arancel en productos y en porcentaje.

La Canacero calculó que más del 50 por ciento de las importaciones acereras ?que cerraron en el 2015 en 13.66 millones de toneladas? se dieron a través de prácticas comerciales desleales.

Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía, dijo que se podría ampliar el arancel acerero actual del 15 por ciento para blindar a la industria nacional de las prácticas comerciales desleales de los países con los que no se tienen tratados de libre comercio.

“Se está analizando la posibilidad para ampliar las fracciones arancelarias comprendidas en el decreto”, declaró.

“Emprenderemos junto con otros países una serie de consultas para iniciar una respuesta global al problema.

“Estamos frente a un fenómeno global”, dijo. “No debemos pretender que única y exclusivamente con las medidas nacionales impulsemos una solución aislada”, agregó.

El de la importación desleal es un problema que se suma a otros que está padeciendo la industria del acero.

El pasado 28 de marzo se publicó que, de acuerdo con la Canacero, la nueva ley ambiental está asfixiando a la industria con normas que le exigen gastar más en energías renovables a través de los Certificados de Energías Limpias (CELs), instrumentos con los que se pretende incentivar la electricidad a través de tecnologías “verdes”.

Vogel propuso ayer que la Secretaría de Energía establezca un precio “techo” para esos certificados.

Destacó que, para aumentar su competitividad, el gremio acerero también requiere de garantías en sus insumos, dentro de los que sobresale la electricidad.

El empresario advirtió que el precio del petróleo retrasará los resultados de la reforma energética para el sector acerero, al menos durante los próximos dos años.

Reforma

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here