España.- El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, mostró ayer su optimismo por que la Unión Europea y la Comisión de la Competencia validen la orden ministerial que permita las subvenciones para la modernización de la Central Térmica de Andorra, lo que beneficiaría enormemente a la minería del carbón en la provincia. Lambán, acompañado por la consejera de Economía, Marta Gastón, se reunió ayer con el Ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, que confirmó que el gobierno central ha vuelto a remitir a Bruselas una propuesta de orden para que su ministerio pueda subvenconar parcialmente la modernización de la Central, una respuesta que podría llegar antes de que finalice el mandato en funciones del actual gobierno, tal y como aseguró.

Sobre los cambios que se han introducido en la propuesta de orden para otorgar las subvenciones que garanticen el futuro de la térmica de Andorra, Lambán explicó que es al propio Ministerio al que corresponde ofrecer dicha información, una vez que también reconoció que Bruselas rechazó en febrero la anterior propuesta española que, además, había sido rechazada previamente por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC).

«Estaré satisfecho cuando vea la orden ministerial publicada en el BOE», aseguró Lambán en la rueda de prensa posterior a la reunión, celebrada en Madrid. En este sentido, Soria avanzó que, de confirmarse las ayudas propuestas en la orden ministerial, la inversión en la Central estaría garantizada, lo que también beneficiaría a la rentabilidad de las minas a cielo abierto.

Tras definir la reunión como «provechosa», Lambán destacó que, a partir de 2018, el carbón no podrá recibir subvenciones y que Soria considera que, con la modernización de la central térmica, las cuencas mineras de Teruel, sin las explotaciones de minas a cielo abierto, «estarán en disposición de sobrevivir y ser rentables por sí mismas», dijo tras la reunión. En su opinión, el Ministerio cuenta con la reserva estratégica del carbón, dentro de su política de energía, para asegurar que después de 2018 este tipo de explotaciones sin subvenciones pueda sobrevivir sin desaparecer.

Sector fundamental

Lambán aseguró que tanto la minería del carbón como la generación de energía son elementos fundamentales para el mantenimiento del empleo en el territorio, especialmente, en la provincia de Teruel. Aseguró que la Comunidad Autónoma, como el resto de España, tiene una fuerte dependencia del exterior y una gran vulnerabilidad respecto de las fuentes energéticas, ante la dificultad de almacenamiento y de disponibilidad inmediata que presentan energías como la eléctrica y la eólica.

En la actualidad, son tan sólo cuatro las explotaciones que suministran el carbón a la Central Térmica de Teruel, en Ariño, Foz-Calanda y Estercuel. Por ello, el Gobierno de Aragón considera a la Central Térmica de Andorra una «pieza clave» tanto de la minería aragonesa como de la generación eléctrica, cuyo porcentaje de participación de generación eléctrica mediante carbón en relación con España ronda el 30%. Por esta razón, la administración autonómica está manteniendo reuniones con la compañía Endesa, propietaria de la Térmica, para que el grupo ENEL Italia realice todas las inversiones medioambientales necesarias para garantizar la continuidad de las instalaciones.

Por otra parte, el Plan del Carbón actualmente en vigor contempla una serie de ayudas a la producción, ayudas al cierre (por costes medioambientales y de seguridad asociados al cierre de las unidades de producción), ayudas de carácter social, así como ayudas a proyectos empresariales. Además, dispone de otra línea de ayudas al desarrollo de infraestructuras y restauraciones mineras que aún no está en marcha.

En este sentido, sindicatos, asociaciones y municipios mineros han venido denunciando en los últimos tiempos que no se ha solucionado la regulación del consumo del carbón autóctono por parte de las centrales térmicas una vez finalizada la vigencia del Real Decreto de suministro de garantía, que expiró en diciembre de 2014. Los datos hablan por sí sólos y revelan que, en toda España, el sector pasó de tener 50.835 trabajadores en 1985 a 3.279 en 2013, lo que supuso un descenso del 93,55%.

Por este motivo, los sindicatos CC. OO., UGT y Carbunión se reunieron ayer con los grupos de PSOE y Podemos en el Congreso de los Diputados para dar estabilidad al sector. Ayer los socialistas registraron una Proposición No de Ley sobre el Impuesto Especial del Carbón, el conocido como ‘céntimo verde’. La propuesta será debatida en la próxima Comisión de Hacienda de la cámara baja. Los miembros de Podemos se mostraron dispuestos también a estudiar la PNL presentada por los socialistas, definiendo que es necesario apostar por este «sector estratégico»

 

La Comarca

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here