En espera de que se incremente su cartera de clientes de componentes eléctricos con la reforma energética, Schneider Electric pretende duplicar la capacidad productiva de las 10 plantas que opera en el país, aseguró el presidente de esta compañía, Enrique González Haas.

El crecimiento de la firma dependerá del crecimiento del país y cómo se desarrollen los proyectos de la reforma energética, con lo cual tienen expectativas de volver a tener aumentos interanuales de por lo menos 10% a partir del 2015, luego de que este año la empresa cerrará el año con un crecimiento de 4% en México, dijo en entrevista al concluir la firma del compromiso Iluminando México, para la instalación de páneles fotovoltaicos en comunidades de escasos recursos de Oaxaca.

Para aprovechar los beneficios de la reforma energética, con la cual se espera un crecimiento de 5% en la economía nacional a partir del 2018, del cual 2% vendrá del sector energético, Schneider realiza acciones para que sus instalaciones ubicadas en el Distrito Federal, Monterrey, Tijuana, Tlaxcala, y Toluca trabajen a tope, con tres turnos al día, para que una vez que se logre la capacidad total, entonces iniciarán los planes para la expansión, según explicó.

El segmento energético será pilar de su crecimiento, ya que con el aumento de la producción petrolera y de gas, además de la minería, la firma de capital francés aportará componentes eléctricos que se requieren de manera transversal en toda la industria, además del crecimiento moderado en la industria automotriz eléctrica.

“Obviamente, nuestros objetivos son siempre de crecimientos a dos dígitos, este año no se ha podido por la situación económica pero seguramente el próximo año ya estaremos teniendo crecimientos más positivos y de dos dígitos de ahí en adelante”, aseveró.

Iluminando a Oaxaca

En sus oficinas de la ciudad de México, Schneider Electric firmó el compromiso Iluminando México, mediante un acuerdo en conjunto con Fondo Unido México, ILUMÉXICO, Spectron Energy & Infrastructure y el gobierno de Oaxaca, para instalar electricidad por primera vez y mediante páneles fotovoltaicos a 1,500 familias y 22 centros comunitarios y escuelas de la zona indígena Mazateca, en Oaxaca, a partir del 2015 y con un costo total de 9 millones de pesos.

El Economista

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here