Ciudad Juárez, México.- Hasta cinco años de retraso podría experimentar el proyecto de arranque para la apertura y explotación de los yacimientos de cobre existentes en el área de Samalayuca de no mejorar en el corto plazo las condiciones que imperan actualmente en el mercado mundial de este metal.

Luego de que en los últimos meses la intención de explotar los yacimientos de cobre localizados en una amplia extensión de la región desértica de Samalayuca ha propiciado toda una serie de controversias y confrontaciones entre ejidatarios, grupos de ambientalistas, inversionistas nacionales y extranjeros dispuestos a participar en el negocio de la extracción del cobre en dicha región, e instancias de gobierno, las condiciones imperantes en los mercados internacionales parecen estar dando al traste con la iniciativa, al menos en el presente cercano, según palabras del economista  Miguel Ángel Calderón.

“El descubrimiento de nuevos materiales que sustituyen al cobre ha traído una baja cíclica en el precio (del cobre), de pronto hay nuevas tecnologías que requieren del cobre y recupera su precio pero de pronto hay el descubrimiento de nuevos yacimientos y vuelve a caer el precio porque hay una producción adicional a la que requiere el mercado” señaló el economista, quien destacó que una importante merma en la comercialización actual de este metal estriba en la baja demanda que experimenta el mercado chino, que acapara el 62 por ciento de la compra mundial de cobre.

Esto es debido, entre otras cosas,  a que las mineras están alcanzando un máximo de producción, a que el cobre ha venido siendo sustituido por nuevos materiales, pero sobre todo al hecho de que en años recientes se han venido descubriendo importantes vetas de este metal en el propio territorio chino, fomentando con ello su autoconsumo y llevando a una importante disminución en su demanda a los proveedores latinoamericanos y de otras regiones.

“Ellos han ido descubriendo nuevos yacimientos que han estado utilizando, lo que les representa un menor costo al explotar sus propios recursos, por lo menos en el corto plazo. Esto pueda hacer primero que (la apertura de la mina) retarde su entrada, segundo que el cobre no tenga mercado, y esto obligaría a hacer nuevos estudios para ver si en el futuro este metal va a ser comprado por algunos países o si definitivamente no tiene sentido abrir la mina” indicó Calderón.

Para el economista, conociendo cómo se dan este tipo de inversiones, si la minera canadiense y sus asociados en el territorio nacional deciden aguardar una mejora en las condiciones presentes, de todos modos significará un retraso de alrededor de unos cinco años, antes de iniciar formalmente con la explotación del metal.

Para Calderón el efecto más fuerte de este retraso sin embargo no sería para los inversores, sino para los habitantes de la región que de un tiempo a esta parte han fundado gran parte de sus esperanzas económicas en el funcionamiento de la mina.

Cabe señalar que ya en junio del presente año, luego de difundirse la noticia de el proyecto de la mina en Samalayuca no tuvo aprobación por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) por tratarse de un área natural protegida,  una comitiva de nueve jinetes y 20 habitantes de Samalayuca se manifestó en las instalaciones de dicha dependencia en esta ciudad, a fin de exigir que ésta dejara de poner trabas y diera  continuidad al proyecto de la minera en ese poblado.

En medio de protestas por parte de organizaciones no gubernamentales, autoridades e inversores sin embargo habían procedido desde entonces al a realización de reuniones de información a través de las cuales se buscaba presuntamente el consenso de la gente, todo lo cual podría resultar en balde si la apertura se difiere hasta el año 2020.

De acuerdo a medios especializados en materia económica, los precios del cobre no tenderán a subir al menos en los próximos dos años en los mercados internacionales e incluso tienen riesgo de bajar aún más y particularmente en el marcado chino, que actualmente representa las dos terceras partes de la demanda mundial de este metal.

Los precios del cobre han rondado los más bajos niveles de los últimos seis años, desde el tercer trimestre de este año en China y en los mercados internacionales, arrastrados por una débil demanda del principal consumidor mundial del metal y abultados suministros de las minas, según Zhou Min, vicepresidente del Grupo Jinchuan Co Ltd, la tercera mayor refinería productora de cobre en China.

Zhou Min reconoce que los precios del metal podrían rondar entre los 4 mil 500 y los 6 mil dólares por tonelada por mucho tiempo, lo cual representa  uno de los precios más bajo de los últimos seis años.

Noticias Net

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here