La minería continúa en etapa recesiva, una crisis que la ha llevado a tener 11 meses consecutivos a la baja, con una caída de 3.8% en febrero y de 4.8% en el acumulado enero y febrero, respecto al mismo lapso del 2014.

Durante los dos últimos años sólo han existido cuatro tasas marginalmente positivas, señala un reporte del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

De acuerdo con la empresa Peñoles, 2014 fue un año de grandes retos, pues las condiciones económicas fueron adversas. Los precios de los metales preciosos tuvieron un fuerte descenso y tocaron niveles mínimos de los últimos cuatro años: “de nuestra cartera de metales industriales, únicamente la cotización del zinc presentó un moderado incremento”, agrega la firma.

Además del desfavorable mercado internacional de metales, la industria nacional ha tenido que afrontar las presiones generadas por el aumento en los costos de la energía y nuevos impuestos.

La empresa pagará por los derechos mineros –de superficie, especial y extraordinario, correspondientes a 2014– un monto de $500.2 millones de pesos, lo que representa el 41.7% de la utilidad neta.

“En materia de combustibles, se está pagando un elevado sobrecosto del diesel, el insumo principal de las minas de tajo abierto, en relación al precio internacional. La industria minera nacional ha perdido mucha competitividad”, refiere.

Analistas estiman que el sector podrá recuperarse en el 2016. Esto, debido a que en los últimos dos años no se han desarrollado nuevos proyectos de explotación y exploración.

En 2012 el sector invirtió $8,000 millones de dólares y en 2014, sólo $6,000 millones.

El Horizonte

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here