La minera Grupo México y su subsidiaria Southern Copper Corporation reiteraron su compromiso con Perú y con todas las comunidades de ese país de vocación minera, en especial con la comunidad de Arequipa.

Lo anterior, luego de que el viernes pasado la empresa anunció que se detenía el proyecto minero de su filial Southern Copper, después de 50 días de protestas de los habitantes de la región de Arequipa, que dejaron al menos cinco muertos.

Asegura que en las varias décadas en las que la empresa invirtió responsablemente y trabajado de la mano de la comunidad peruana, en todo momento se comportó con la más estricta ética y con absoluto apego a la ley y respeto a las Instituciones.

“Siempre cumpliendo con las más estrictas normas internacionales y disposiciones de las autoridades del Perú para desarrollar una minería sustentable y acorde al siglo XXI”, sostiene en información enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Añade que desconoce los intereses del grupo de activistas que se oponen al desarrollo económico y social de la región de Arequipa; “esta minoría ha logrado dilatar este importante proyecto a través de bloqueos ilegales y manifestaciones violentas”, apunta.

No obstante, la compañía reitera su total respeto a la legislación e instituciones peruanas, estando siempre a disposición de las mismas para construir conjuntamente la paz social y desarrollo económico que este gran país minero merece.

Reiteró su confianza en las autoridades peruanas, así como en que prevalecerá el estado de Derecho y la seguridad jurídica, como siempre ha correspondido en el Perú.

Resalta que durante los años en los que el proyecto Tía María se gestó, la compañía se aseguró de obtener todas y cada una de las autorizaciones requeridas y de incluir a las comunidades a través del Procedimiento de Participación Ciudadana, compuesto, entre otros mecanismos, por talleres participativos, oficinas de información, publicaciones y audiencia pública.

Todo esto, anota, a fin de que autoridades, empresa y comunidades construyeran un motor de derrama económica en la región que a través de crecimiento sostenible y responsable genere más de dos mil 600 empleos directos e indirectos durante los próximos 20 años, en beneficio de un mejor desarrollo social en la región.

En el proyecto Tía María se invertirán mil 400 millones de dólares y producirá 120 mil toneladas de cobre electrolítico por año bajo el método de lixiviación y extracción por solventes (SX/EW), proceso mundialmente reconocido como el mejor en minimizar el impacto ambiental debido a que no arroja emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Asimismo, se modificó el estudio de impacto ambiental para utilizar sólo agua de mar, transportándola por más de 25 kilómetros de distancia y a una altitud de mil metros sobre el nivel del mar construyendo una planta desalinizadora con una inversión de 95 millones de dólares adicionales para su uso en el proceso productivo.

De esta forma, la sociedad garantiza que el agua de pozos y presas del Valle del Tambo será utilizada exclusivamente para la agricultura y consumo humano.

Notimex

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here