La presidenta chilena, Michelle Bachelet, conmemoró hoy en el norte del país los 100 años de explotación industrial de la mina Chuquicamata, el yacimiento de cobre a tajo abierto más grande del mundo, que actualmente está en proceso de convertirse en una mina subterránea.

“Estamos trabajando en el proyecto de convertir a Chuquicamata en una mina subterránea para aumentar su productividad, mejorando su eficiencia”, dijo en una rueda de prensa la mandataria chilena.

Bachelet señaló que el proyecto contempla una inversión de 4.200 millones de dólares y “va a colaborar poderosamente también en la reactivación de la economía”.

Según la estatal chilena Codelco, la mayor productora de cobre del mundo y dueña de la mina, el proyecto Chuquicamata Subterránea explotará las reservas que permanecen bajo el yacimiento, que suponen unos 1.760 millones de toneladas de cobre, más del 60 % del total del mineral que se ha extraído en sus 100 años de vida.

Cuando la nueva mina entre en actividad producirá unas 320.000 toneladas de cobre y 15.000 toneladas de molibdeno al año, y su vida útil se extenderá en al menos 45 años.

En la celebración, que se realizó en el yacimiento, situado unos 1.560 kilómetros al norte de Santiago, la presidenta explicó que “en homenaje a los miles de hombres y mujeres que han construido y hecho grande a Chuquicamata” se ha promulgado “la ley que declara el 18 de mayo Día Nacional de los Chuquicamatinos y Chuquicamatinas”.

La máxima autoridad destacó que este anuncio contempla el rescate y puesta en valor del patrimonio histórico y cultural que ha generado la vida social y sindical en torno a la actividad minera en Chuquicamata.

EFE

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here