A pesar de la importancia económica de la minería, de que es el tercer rubro de exportación este año y de que su historia en Nicaragua se remonta a la época colonial, en este país no existía literatura y documentación rigurosa disponible sobre el tema, hasta que el licenciado José Antonio González Rojas decidió escribir un libro: “La Minería en el contexto histórico de la humanidad”.

¿Por qué escribir un libro sobre la minería en Nicaragua?

Busqué en la Biblioteca del Banco Central (de Nicaragua) y solo hay un libro ya algo desfasado. Mi objetivo es destacar la importancia de la minería para mejorar la calidad de vida de la gente, pues muchas de las cosas utilizadas en la medicina y la tecnología actual provienen de elementos que se extraen de las minas, y está presente en aparatos que hacen ultrasonidos, tomografías, hasta la famosa fibra óptica que se ocupa en comunicaciones. De ahí radica su importancia para la salud y la longevidad de la vida.

¿Realmente Nicaragua es rica en minas de oro?

Somos el país con más recursos a nivel centroamericano en oro y plata, y la prueba está desde tiempos de la conquista en 1502, cuando los españoles empezaron a sacar oro indiscriminadamente. Pusieron sus fundidoras en León y la explotación duró hasta 1576, cuando el gobernador abolió la minería aduciendo que el oro se había agotado. Sin embargo, en realidad lo que había era conflictos, pues los indígenas ya empezaban a rebelarse.

¿Cuándo se reanudó la explotación minera?

Fue durante la fiebre del oro en California, en 1848. Entonces Panamá era la franja más angosta para cruzar del Atlántico al Pacífico. Los vapores salían cargados de oro desde la costa de California, llegaban hasta Panamá y cruzaban el oro en mulas de oeste a este, hasta salir al mar Caribe para tomar los barcos rumbo a Europa.

Al poco tiempo, los buscadores de oro vieron a Nicaragua como ruta alternativa y más rápida que la ruta de Panamá. Así se estableció la llamada Ruta del Tránsito, que entraba por Greytown, en el Caribe, pasaba por San Carlos, atravesaba el lago y llegaba a San Jorge, y de ahí por tierra a San Juan del Sur, donde arrimaban los vapores hacia California.

Pero la cantidad de gente que venía era cada vez mayor y había déficit de transporte. La gente pasaba semanas y hasta meses esperando transbordar. Muchos de ellos al ver la vegetación exuberante comenzaron a hacer excursiones en búsqueda del oro, pensando que era mejor extraerlo de Nicaragua antes que ir hasta California.

¿Cuál fue la primera mina que descubrieron esos exploradores?

Fue en Chontales donde se encontraron los yacimientos que aún se explotan, como Santo Domingo y La Libertad, luego avanzaron más al noreste. Además, ya había antecedentes de las extracciones realizadas por los españoles en Las Segovias.

¿Aún quedan nuevas vetas de oro?

Sí las hay, pero no ha habido suficiente exploración para descubrir nuevos lugares. Después de tantos años, todo el oro se sigue extrayendo en las mismas zonas, porque no ha habido capacidad financiera local, pues la minería es una actividad económica de mucho capital, y de alto riesgo.

¿Por qué ocurren accidentes en las minas?

La actividad minera se ubica entre las cinco más riesgosas de todo el mundo, pues se labora en condiciones muy difíciles para el trabajador. Si es subterráneo, hay túneles húmedos o a veces con altas temperaturas, con altas presiones barométricas y hay peligros de que se derrumben paredes.

¿Quién debe velar por los intereses de los mineros artesanales?

La Ley 387. La última ley minera más moderna, en su artículo 42 señala que se debe aprobar una ley especial para tratar la minería artesanal. Han pasado 13 años y no se ha hecho nada de esto. Con una ley, los güiriseros recibirían capacitación y asistencia técnica, y así podrían aprovechar mejor su recurso, pues por la técnica que utilizan, pierden la mitad del producto final.

¿Por qué Nicaragua no tiene escuela de minería?

En México, Chile, Perú y Brasil hay escuelas para minerías privadas y estatales. Aquí ni siquiera hay una universidad que ofrezca la carrera de ingeniería minera.

En los años 80, con la cooperación sueca se puso una escuela de minería, cerca de la mina El Limón, pero el proyecto solo duró 4 años. A ella, asistían los hijos de los mineros, de todas las minas de Nicaragua, tipo internado, con buena educación y alimentación. Con instructores y didactas de mina El Limón, allí aprendían todas las técnicas mineras. Eran muchachos que llegaban a terminar su primaria, y salían con su primaria aprobada y con el título de técnicos mineros. A nadie le ha interesado reactivarla.

DEDICADO A LA MINERÍA

José Antonio González Rojas
Edad: 68 años
Profesión: Licenciado en ciencias de la educación con especialidad de física en la UNAN-Managua.

A finales de los años 60 una empresa canadiense que explotaba la mina El Limón, lo envió a un curso a Houston, Texas, y al regresar fue contratado como químico en el laboratorio de la compañía. Cursó un posgrado en administración funcional de empresas en el Incae. El libro titulado La Minería en el contexto histórico de la humanidad, escrito por González, está disponible en Hispamer.

El Nuevo Diario

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here