En una curiosidad geológica se ha convertido una piedra sin belleza aparente que ha sobresalido de entre las tantas que son extraídas en la mina de diamantes de Udachnaya, la tercera a cielo abierto del mundo y la mayor dedicada a la extracción de estas piedras preciosas en Rusia.

Según los primeros en notarla, de ella emanaría una luz diferente, si se le compara con los miles de toneladas de minerales que esa mina produce al día.

Pues muy probablemente, al decir de los conocedores que ya han empezado a estudiarla, esta roca contenga alrededor de 30.000 diamantes en su interior, una concentración un millón de veces más alta que la normal.

Sin embargo, estos son tan pequeños que no podrían ser utilizados para la joyería, aunque a los científicos sí les interesa sobremanera analizarla, según un reporte reciente que tuvo lugar en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana.

“Lo más emocionante para mí es que en ella hay 30.000 pequeñísimos octaedros perfectos, y no un gran diamante”, declaró Larry Taylor, geólogo de la Universidad de Tennessee, Knoxville, quien se ocupó de presentar este hallazgo. “Es como si se hubieran formado instantáneamente.”

Normalmente, una tonelada de material extraído en bruto de la mina aportaría un rendimiento de entre uno y seis quilates de diamantes, aptos para joyas. Fue dentro de una cantidad considerable de material desechable que fue encontrada esta curiosa piedra.

La comprensión científica de la composición de este pedazo de piedra pudiera ayudarnos sobremanera en el entendimiento de los procesos de formación del diamante y sobre la composición del manto.

El estudio de esta piedra con la ayuda de rayos X revela un cúmulo de diamantes de forma octaédrica y de tan solo un milímetro de altura, como dos pirámides minúsculas pegadas una con la otra.

El análisis con rayo X arrojó que estos minidiamantes son mucho más jóvenes que el resto de los componentes de la roca.

Aunque no pocos científicos se han afanado en sus laboratorios en la concepción y fabricación de un nuevo tipo de diamante, no hay nada como el proceso natural de la formación de este en el seno de la tierra y durante millones de años; un proceso que sigue siendo un misterio.

“Las reacciones [químicas] mediante las cuales se producen los diamantes siguen siendo un enigma”, declaró a Live Science el profesor Taylor, quien trabaja con investigadores de la Academia de Ciencias de Rusia en el estudio de los diamantes de Udachnaya.

 

Agencias

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here